Despliega el menú
Huesca

Los alcaldes de Ordesa piden a la DGA una inyección extra para las obras pendientes

Las aportaciones privadas que han llegado hasta ahora por el centenario son insuficientes para financiar las infraestructuras principales, que se valoran en cerca de 1,7 millones

El presidente de Aragón, Javier Lambán, el rey Felipe VI, el director del parque, Manuel Montes, y el alcalde de Torla, Miguel Villacampa, durante su paseo por Ordesa
El presidente de Aragón, Javier Lambán, el rey Felipe VI, el director del parque, Manuel Montes, y el alcalde de Torla, Miguel Villacampa, durante su paseo por Ordesa
Rafael Gobantes

Con los ecos aún de la "histórica" presencia de Felipe VI en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido para conmemorar su centenario, los alcaldes de los seis municipios que forman parte de este espacio protegido coinciden en valorar el impulso de promoción que va a suponer la visita del Rey y también en reclamar al Gobierno de Aragón una partida extraordinaria en los presupuestos de 2019 para ejecutar las principales demandas que tienen pendientes. Todas ellas tienen un objetivo común: equilibrar los servicios mínimos de los cuatro sectores de Torla, Pineta, Añisclo y Escuaín.

Las aportaciones que han realizando hasta ahora las más de 50 empresas aragonesas que se han sumado como patrocinadores privados del centenario, aprovechando las bonificaciones fiscales al haber sido declarado Acontecimiento de Interés Público, son insuficientes para acometer estos proyectos ya que casi el 70% de los 3 millones recaudados han sido en especie y las demandas de los seis ayuntamientos se valoran en cerca de 1,7 millones.

Dentro de esta estimación no se ha incluido el reivindicado Centro de Visitantes de Escalona, cuyo presupuesto rondaría entre 1,5 y 2 millones, ya que la Comisión del Centenario de Ordesa lo ha excluido finalmente de los proyectos a financiar a su cargo al considerar que es responsabilidad del Organismo Autónomo de Parques Nacionales, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica.

"La visita al cañón está coja"

Así, entre los proyectos marcados como prioritarios destaca el parquin de Añisclo que ha redactado la Diputación de Huesca (está en fase de resolución del impacto ambiental) y que exigiría una inversión de unos 700.000 euros. "La visita del cañón está coja desde que en 1996 se empezó a regular la dirección única por la estrechez del congosto ya que cuando la gente llega a la zona de aparcamiento de San Úrbez no hay una infraestructura para poder dejar el coche en condiciones, con el consiguiente cabreo de los visitantes", explica Horacio Palacio, alcalde de Fanlo, quien confía en que se pueda acometer por fases. "Lo importante es empezar cogiendo dinero de un lado o de otro y que haya continuidad", remarca.

Bielsa también reclama un nuevo puente en el valle de Pineta, cuya inversión se estima en 300.000 euros, para facilitar el acceso al aparcamiento "porque ahora es pequeño y hay problemas con Confederación Hidrográfica del Ebro ya que no tiene suficiente calado cuando llegan grandes avenidas", señala el alcalde, Miguel Noguero, quien también insta a la DGA a consignar una partida extraordinaria en 2019 que complete el dinero recogido con el centenario "porque no podemos planificar obras que no tengan presupuestos finalistas". Además, espera que el departamento de Vertebración acometa la mejora de la vía con un desvío propio hacia el parador.

Para Torla, la prioridad es la rehabilitación del antiguo cuartel de la Guardia Civil de Bujaruelo. "Ahora es un edificio que está medio en ruinas visualmente porque se quemó en los años 80 y solo se hizo un tejado a un agua y hormigón que estéticamente queda muy feo al lado del puente románico", lamenta el alcalde, Miguel Villacampa. Aunque en una primera fase solo se contemple su rehabilitación exterior, apuesta por habilitar posteriormente el interior como punto informativo "porque no hay ninguno en el valle de Bujaruelo y la gente quiere información sobre el terreno, no a 50 ni 100 kilómetros". La intervención completa rondaría los 250.000 euros. Para acometer esta y el resto de inversiones, también pide que en los presupuestos de la DGA se plurianualicen partidas para los años 2019 y 2020.

El alcalde de Torla, además, reclama el mantenimiento de la carretera "tercermundista" que llega a Ordesa "y que pudieron comprobar el Rey y el presidente de Aragón con los botes que daban sus coches". Y en un futuro también darle un uso al antiguo parador que visitaron precisamente junto a Felipe VI.

En el caso de Puértolas, además del Centro de Visitantes de Escalona que esperan que se acometa entre 2019 y 2020 con financiación del Gobierno central, piden un parquin y un edificio con baños en Escuaín, presupuestados en 150.000 euros, más la compra de los terrenos. "El objetivo debe ser equilibrar los servicios mínimos para el visitante de los cuatro sectores porque hay carreteras en mal estado, faltan párquines, baños... que con la categoría que tiene Ordesa, deberíamos tener desde hace años", resalta el alcalde, José Manuel Bielsa, quien también espera que la DGA les "eche una mano" para financiar todos los proyectos.

Luz para frenar la despoblación

Tella Sin también ha presentado un proyecto para culminar una reivindicación histórica, llevar la luz al pueblo de Revilla, donde residen una docena de familias. Y es que durante 25 años han estado suministrándose con placas solares, pero las baterías ya llegaron hace tiempo al final de su vida útil. Esta misma semana van a comenzar las obras para finalizar la canalización subterránea y esperan que los fondos del centenario sirvan para acabar colocar los 4,5 kilómetros de cable soterrado y acometer la distribución el pueblo, cuyo coste se estima en algo más de 200.000 euros.

El alcalde, Feliciano Sesé, resalta la importancia que de estas actuaciones para frenar la despoblación: "De los 13 núcleos del municipio, tres aún no tienen luz eléctrica y en otros los accesos están regular, falla la cobertura de internet y de teléfono, la televisión se va cada dos por tres... Y estas cosas son importantes para lograr asentar población, al igual que alargar los contratos de los trabajadores del parque para que puedan quedarse a vivir aquí".

El sexto y último municipio es Broto, cuya principal reivindicación es retirar el transformador que hay en el antiguo puente y adecuar la zona como un mirador, lo cual está valorado en unos 90.000 euros. "Es muy importante que se hayan prorrogado las ventajas fiscales del centenario, aunque nuestra esperanza es que el compromiso del Gobierno de Aragón con Ordesa se vea plasmado en los próximos presupuestos porque con el dinero que hay ahora no alcanza para todo", dice la alcaldesa, Carmen Muro.

Etiquetas
Comentarios