Despliega el menú
Huesca

Un talento precoz para el cine aragonés

La oscense Laura Torrijos, de 18 años, se ha situado delante y detrás de la cámara para sacar adelante su tercer cortometraje, ‘Había una vez’

Laura Torrijos, durante la realización del cortometraje 'Había una vez'.
Laura Torrijos, durante la realización del cortometraje 'Había una vez'.
Heraldo.es

Se puede tener 18 años, las ideas claras y, además, desarrollarlas en un campo tan complejo como el del cine y la interpretación. La oscense Laura Torrijos, galardonada el año pasado con el premio Jóvenes Creadores del Gobierno de Aragón, ha concluido la grabación de su tercer cortometraje. La temática social, ya muy presente en su anterior producción artística, inspira ‘Había una vez’ y aborda “una realidad escondida que nuestra cultura se niega a afrontar”. En el corto, la joven realizadora y actriz vuelve a ponerse en la piel de un personaje sometido a circunstancias extremas que, sin embargo, “son mucho más comunes y próximas de lo que la sociedad está dispuesta a aceptar”.

Torrijos es la directora, guionista y actriz principal del corto, y se ha rodeado de reconocidos profesionales de la imagen, el sonido y la animación. El realizador Jesús Bosque ha participado en el proyecto como ayudante de dirección, la dirección de fotografía ha corrido a cargo de Daniel Vergara y Carlos López, Klópes, firma la animación. El cortometraje, tanto sus interiores como su exteriores, se ha grabado en las instalaciones del IES Pirámide, donde Laura Torrijos cursó sus estudios de Secundaria.

La inquieta artista oscense, con la mayoría de edad recién alcanzada, ha plasmado su creatividad en los ámbitos de la narrativa, la fotografía y el cine. En su colección de imágenes ‘Como yo’, premio de Jóvenes Realizadores del Ejecutivo autonómico, experimentó con la encarnación de personajes a modo de ‘autorretrato’ social para reflejar la dureza de la adolescencia en diversos contextos sociales. Su primer cortometraje, ‘La vida por delante’, se enfocaba hacia la violencia de género. Torrijos, que vuelve a situarse a ambos lados de la cámara, continúa esa tendencia en ‘Había una vez’.

Aunque prefiere no desvelar detalles de la trama “que avanzarían cuál es el final”, la autora señala que su contenido se encuentra relacionado con la campaña ‘Yo no soy putero’, lanzada recientemente por Médicos del Mundo, “a raíz de esta situación, de noticias y cosas que vemos y queremos esconder o no decir”. A Laura le gusta dirigir pero es “más de actuar”. De hecho va a iniciar este curso los estudios de Artes Dramático.

La vocación se suele originar en la infancia y la de la oscense nació a raíz de su participación en una obra de teatro a los cinco años. “Desde entonces no he parado”, explica. A los siete ganó el concurso de relatos ‘Ciudad de Huesca’ y le entró el gusanillo de escribir guiones “inspirados en problemas actuales o critica social; también, de misterios y crímenes”. Algunos de ellos duermen el sueño eterno en un cajón pero otros podrían gozar de una segunda oportunidad en el futuro, como el cuento denominado ‘Matar a la muerte’.

Torrijos toma nota, asimismo, de sus libros favoritos si bien “no tienen nada que ver con lo que escribo”. Su familia y amigos componen otro pilar fundamental: “Tener gente que me apoya y ayuda en lo que necesito es fundamental para que esta vocación salga adelante, hay gente que no se siente respaldada y lo deja. Yo tengo mucha gente detrás. Si quieres conseguir algo debes trabajar para ello, yo soy la primera que, de lo contrario, no hubiese llegado a ninguna parte”.

La oscense asume que los jóvenes de su edad se “aíslan” de la realidad y “no les importa lo que sucede en Siria o lo que ocurrió hace cien años”. El arte, “puede servir para despertar conciencias, pero hay que querer. Si uno no quiere no le va a entrar en la cabeza”. Ahora, Laura Torrijos prepara su primer documental junto al director Ángel Gonzalvo acerca “de una persona muy conocida en Huesca”. Para conocer su identidad habrá que esperar.

Etiquetas
Comentarios