Huesca

La investigación por la agresión sexual a la menor de Binaced, pendiente del ADN

Casi un mes después del suceso, las sospechas apuntan a un extranjero, con acento de algún país del este de Europa

Manifestación en Monzón, una de las ciudades que salió a la calle contra la agresión sexual
José Luis Pano

Cuando se va a cumplir casi un mes de la agresión sexual a una joven menor de edad en el último día de las fiestas mayores de Binaced, ocurrida en la madrugada del 29 de julio, la Guardia Civil sigue trabajando en la investigación para detener al presunto autor, que se dio a la fuga esa misma noche.

La joven ha aportado una descripción de su agresor y con esas pistas se trabaja. Según su testimonio, se trata de un individuo, aparentemente mayor de edad, delgado y de alrededor de 1,70 metros de altura, que hablaba con un acento extranjero, propio de algún país de Europa del Este.

Efectivos de la Benemérita rastrean las huellas que tienen del presunto autor, y más concretamente los restos de su piel y sangre aparecidos sobre el vestido y el cuerpo de esta joven de 17 años, con los que se determinará su identificación genética.

Con uñas y dientes

La menor, que se vio sorprendida cuando se encontraba sola bajo un árbol frutal en las afueras de Binaced, pudo defenderse del atacante con uñas y dientes, quedando así restos de su piel, pelo y sangre en partes de su cuerpo y vestimenta. De esos restos se han extraído las muestras de ADN que serán cruciales para determinar la identidad del agresor.

Fuentes cercanas a la investigación informan que la Policía Judicial que lleva el caso, en coordinación con el Juzgado número 2 de Monzón especializado en violencia de género, ha enviado dichas muestras a los laboratorios de la Unidad Criminalista que la Guardia Civil tiene en Madrid para obtener el ADN del autor de los hechos. De momento se está a expensas de recibir los resultados.

Las muestras se cotejarán con la base de datos que la Guardia Civil tiene de las personas con antecedentes penales. Y en caso de que el presunto agresor no tuviera ficha policial, sus datos genéticos se transmitirían a todas las comandancias de la Guardia Civil de España y también de los cuerpos de seguridad de los Estados de la Unión Europea a través de una base de consulta general para proceder a su búsqueda y detención en cualquier país europeo.

Las mismas fuentes apuntaron que habrá que esperar aún varios días para obtener resultados. Pero paralelamente, la Guardia Civil mantiene abiertas las líneas de actuación que ya se iniciaron en la misma tarde del domingo 29 de julio, una vez que la víctima denunciara los hechos.

En un principio el cerco se estrechó en las poblaciones colindantes a Binaced, en las comarcas de La Litera y Cinca Medio, con controles en la autovía A-22 la misma noche de los hechos. Se estableció en el ámbito provincial ya que se sospechaba que el autor podría vivir en la zona. No obstante, transcurrido casi un mes, no se descartaría que hubiera huido a otra provincia e incluso abandonado España.

Se dio a la fuga en un coche

La juez de Monzón que lleva la denuncia ha decretado el secreto de sumario sobre este caso de agresión, y pocos más datos han trascendido de momento. La víctima no pudo ver el rostro de su atacante, de ahí que las pruebas de ADN resulten fundamentales para esclarecer la autoría de la agresión sexual.

Tras gritar ante el sorpresivo ataque y pedir auxilio, el individuo se dio a la fuga en su vehículo. La joven tuvo que ser atendida por personal sanitario del sector de Barbastro especializado en este tipo de agresiones sexuales, y también por los servicios sociales de la Comarca del Cinca Medio, que le prestaron ayuda psicológica. Poco a poco, su vida va volviendo a la normalidad y trata de sobreponerse de las secuelas psicológicas, según comenta su abogado Javier Vilarrubí.

Etiquetas
Comentarios