Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Pueblos en Fiestas

Calor ambiental y calor humano en el Benabarre más 'salvatge'

Esta singular representación se recuperó en 2007 y desde 2010 tiene carácter bienal. Participaron más de un centenar de vecinos.

Ángel Gayúbar 05/08/2018 a las 05:00
Un momento de la simbólica representación que siguieron cientos de personas.Ángel Gayúbar

Como en buena parte de España, el calor inmisericorde acompañó durante buena parte de la jornada los territorios de la parte baja de la comarca de Ribagorza pero no desalentó a las centenares de personas que se acercaron a Benabarre para disfrutar de la representación de un remozado Ball dels Salvatges que, en la que era su puesta de largo tras la concesión de la consideración de Fiesta de Interés Turístico de Aragón, presentó interesantes novedades escenográficas que hicieron, si cabe, todavía más interesante este singular montaje escénico que tuvo como insospechados y desprevenidos protagonistas a los asistentes a una boda hispano-holandesa que se celebró poco antes de la representación en el castillo de la localidad.

Los asistentes, incluso, fueron capaces de convocar con su presencia un soplo de frescor que acompañó al desempeño actoral de los más de cien intérpretes y músicos locales que pusieron en pie este alambicado montaje de impactante estética que sirvió en numerosas poblaciones europeas desde el pasado siglo XIV para escenificar una elaborada metáfora sobre el amor cortés, el instinto y la lujuria y sobre la lucha eterna entre la imagen que el ser humano quiere dar ante los demás y los impulsos que realmente dirigen sus actuaciones.

El Ball dels Salvatges volvía a Benabarre tras un año de ausencia en esta cita bienal que recupera un montaje escénico cuyo origen es heredero del movimiento literario que surgió en Europa en los siglos XIV y XV transformando el modo de querer y su concepto. Si hasta entonces el caballero como espejo de costumbres había de dedicar el amor a su dama, ahora nacía una nueva intuición que el hombre –como concepto etnocéntrico– debía doblegar: el instinto. Algo que se popularizó en muchos lugares europeos y se ritualizó en una serie de representaciones similares que tuvieron notable predicamento hasta bien entrado el siglo XIX.

Benabarre lo preservó hasta comienzos del pasado siglo y aún quedó constancia para algún montaje parcial en la década de los cincuenta. Gracias al recuerdo de algunos vecinos, pudo ser recuperado en 2007 con un considerable éxito. El trabajo del antropólogo Manuel Benito resultó fundamental para conseguir sacar adelante su plasmación.

Lo que ayer se escenificó de nuevo en la villa ribagorzana tuvo como eje vertebrador a doce mujeres que fueron requebradas sucesivamente por caballeros, cazadores, forasteros y salvajes en una serie de cuadros sumamente ritualizados y con un profundo simbolismo que tuvieron como momento culminante la aparición de esos ‘salvatges’ que escenificaron la subversión del orden establecido y el escarnio de los dirigentes a los que se sometió a un juicio público. Pero las damas tomaron el control de la situación e hicieron valer su dominio iniciando la última danza del espectáculo como un nuevo símbolo de la recuperación de la normalidad.

Independientemente de la carga simbólica del montaje, que resulta complicado seguir incluso para el espectador avisado, éste tiene la suficiente presencia escénica como para encandilar al público y hacer de esta representación uno de los momentos mágicos del verano altoaragonés.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo