Despliega el menú
Huesca

¡Los Danzantes han desaparecido!

Una actividad de la Oficina de Turismo de Huesca invita a conocer lugares emblemáticos del casco histórico donde se ‘esconden’ varios Danzantes

Detalles de una de las placas que informan sobre el paradero de un danzante.
Detalles de una de las placas que informan sobre el paradero de un danzante.
Miguel Barluenga

Lorenzo, el danzante de las cintas, lo advierte: “¡Hoy hemos tenido un problema! Los Danzantes han desaparecido y no sabemos dónde están, así que tendrás que ser tú quien nos revele su localización exacta recorriendo las calles del conocido casco viejo”. Así comienza una aventura que cobra más vigencia conforme se acercan las fiestas de San Lorenzo de Huesca. Se trata de un juego que el Ayuntamiento puso en marcha hace dos años y que sigue atrayendo tanto a turistas como a oscenses ávidos de pasar una tarde diferente junto a sus pequeños y, de paso, conocer más de cerca la historia de la ciudad.

Con el mapa en la mano, o descargando la aplicación “Danzantes escondidos” para móviles y tabletas, el punto de partida se ubica en la Oficina de Turismo de la plaza de Luis López Allué. Allí recibe a los participantes Lorenzo, que dibujado sobre una placa explica la mecánica del juego. La primera pista indica que “el primero de los danzantes ha sido visto en una fuente no muy lejos de la conocida plaza del Mercado. Cerca de donde se encuentra el danzante están enterrados varios reyes importantes de Aragón”.

Se trata, claro, de la fuente de la plaza de San Pedro, junto a la iglesia del mismo nombre. En uno de los laterales de su base espera otro danzante de nombre divertido, Parrandero, quien relata la historia del templo y recuerda que la fuente es conocida como la de “los peces de colores” antes de invitar a los investigadores a buscar otra iglesia “en la que para entrar hay que pisar una parrilla”. La búsqueda continúa por varios puntos muy conocidos del centro de la capital oscense -que no se desgranan para evitar los ‘spoilers’- hasta completar los 12 Danzantes extraviados.

Estas pesquisas teñidas de historia se ha diseñado para familias de turistas y ha sido un reclamo acogido con éxito durante los dos años y medio de andadura, como explican desde la Oficina de Turismo. Se trata de una oferta más que se añade a las que tiñen las jornadas de verano de visitantes llegados de todo el país y también, de una manera creciente, de países como Francia y Holanda. Aquellos que completan las 12 pruebas cuentan con el aliciente de regresar al punto de partida para que se les entregue un obsequio.

Si acuden por su propio pie se les entrega un sobre con un plano de la ciudad y las instrucciones. El perfil medio del turista es el de una persona que desconoce los aspectos básicos de su historia, así que la empresa se le antoja bastante más complicada de lo que parece. La Oficina de Turismo también recibe durante el año a colegios de la ciudad y, en verano, a los chavales inscritos en campus urbanos. Para los que se descargan la aplicación, cada pista para buscar los doce danzantes se acompaña de un código QR con el que van desbloqueando los capítulos de una historia que engancha.

Leonor y Pablo son dos niños madrileños que, con sus padres, realizan la actividad por primera vez; no conocían Huesca y lo que más les está gustando del juego es “que es como una aventura en la que descubres sitios muy antiguos y los ‘bailarines’ son muy simpáticos”, destaca Leonor. Los padres, Juan Valdivia y Leonor Espinosa, celebran que “la actividad cultural y turística también se acuerde de los más pequeños”, aunque “julio y agosto no son las mejores fechas para ir por la calle buscando pistas. Tendremos que regresar en invierno”, señala Juan.

Etiquetas
Comentarios