Despliega el menú
Huesca

El 35% de los rescates de montaña del último mes se han concentrado en Benasque y Panticosa

La Guardia Civil atendió 60 accidentes que se han saldado con tres muertos y 52 heridos. Zaragoza y Barcelona, además de Francia, son los principales lugares de procedencia de los accidentados.

Localización de las intervenciones realizadas en el último mes.
Localización de las intervenciones realizadas en el último mes.

La llegada del verano provoca siempre un repunte de los accidentes de montaña y este año no está siendo una excepción. En el último mes, la Guardia Civil ha informado de 59 operaciones de rescate que se han saldado con tres personas fallecidas, 52 heridas y 16 ilesas. Y aunque las intervenciones se han distribuido por casi todo el Pirineo y buena parte de la Sierra de Guara llama la atención que el 35% de los auxilios se han concentrado en los términos municipales de Benasque y de Panticosa.

El análisis de los datos facilitados por los equipos y grupos de rescate revela que tres de cada cuatro accidentes se han producido mientras las víctimas practicaban montañismo (29) o senderismo (15). Le siguen los percances en barrancos (11) y a mucha más distancia ya los relacionados con el ciclismo (2), el piragüismo (1) y la escalada (1).

Precisamente esta actividad se cobró una de las tres víctimas mortales registradas en este último mes. Fue el pasado 11 de julio, cuando la Guardia Civil localizó tras varias horas de búsqueda, el cuerpo sin vida de un escalador catalán de 47 años en el valle de Pineta (Bielsa). Hay que lamentar también el fallecimiento de un zaragozano de 44 años al asomarse a un barranco y caer por una zona de cascadas del valle de Otal (Torla), y el de una barranquista catalana de 50 años que se ahogó en el río Vero (Alquézar).

Además de Benasque y Panticosa, hay otros 18 municipios en la provincia de Huesca donde se han producido accidentes de montaña en el último mes. En esa lista le siguen Fanlo (6), Torla (5), Bielsa (4), Bierge (3), Ansó (3), Casbas de Huesca (3), Jaca (2), Sallent de Gállego (2) y Tella-Sin, Plan, Aísa, San Juan de Plan, Sahún, Torre la Ribera, Alquézar, Beranuy, Montanuy y Gistaín, todos ellos con uno cada uno.

La información de la Guardia Civil también permite dibujar un perfil con las características más comunes de la persona accidentada. Según los datos del último mes, correspondería a un hombre de nacionalidad española y una edad media de 43,7 años y que había sufrido una lesión en alguna extremidad inferior.

De las 71 personas rescatadas en este período, 44 eran hombres (62%), 27 eran mujeres (38%). Entre ellas había cuatro eran menores de edad: una senderista de 13 años que se hizo un esguince de tobillo en el ibón de Estanés (Ansó); una barranquista francesa de 14 que también se lesionó el tobillo en el Miraval (Tella-Sin); una niña sevillana de 11 evacuada por una posible apendicitis en Benasque; y un montañero francés de 16 que fue rescatado ileso junto a otro joven de 27 de la misma nacionalidad cuando estaban desorientados entre Monte Perdido y la Brecha de Roland.

La provincia de Zaragoza es el principal lugar de procedencia de los accidentados con 11 personas, seguida de Francia (9) y Barcelona (8). Los especialistas auxiliaron a personas llegadas de 14 provincias distintas entre las que también están Tarragona (5), Guipúzcoa (3), Madrid (3), Lérida (2), Valencia (2), Pamplona (2), Cádiz (2), Granada (1), Ciudad Real (1), Gerona (1) y Sevilla (1). Y además de los accidentados de origen francés, entre los rescatados a representantes de otros seis países: Bélgica (3), Eslovaquia (2), Países Bajos (1), Dinamarca (1), Suecia (1) y Andorra (1).

También hay en la lista tres personas de la provincia de Huesca: una senderista de 64 años que se lesionó el tobillo en el ibón de Plan, una joven de 29 años que tuvo una caída en bici en la estación de Panticosa y otro senderista de 62 años que fue rescatado ya de noche ileso al perderse en el entorno del Turbón.

Casi la mitad de los rescatados sufrieron esguinces o fracturas de tobillo, rodilla o tibia y peroné. Entre las patologías también hubo lesiones en la cabeza, una luxación de hombro, hipotermias, una rotura de fibras, una fractura de brazo, una herida en la muñeca... Hubo algunas víctimas con lesiones especialmente graves, aparte de los tres fallecidos. Fue el caso de un montañero belga de 43 años con politraumatismos tras sufrir una caída de 15 metros en Ordesa.

Tres caídas en nieve y dos vivacs

Los resbalones en la nieve causaron tres accidentes en Monte Perdido (Torla), en el collado de Pondiellos (Panticosa) y en la Brecha de Rolando (Fanlo). Y, además, en dos casos los especialistas tuvieron que acondicionar vivacs para pasar la noche junto a las víctimas: dos hombres de nacionalidad eslovaca que se perdieron cuando realizaban una ruta desde el puerto de Bujaruelo (Torla) y un montañero de Zaragoza de 63 años con lesiones graves por una caída en el Collado de Salenques (Benasque).

Etiquetas
Comentarios