Despliega el menú
Huesca

El Festival Castillo de Aínsa se despide con el reconocimiento a los 40 años de carrera de los Titiriteros de Binéfar

Paco Paricio y Pilar Amorós, co-directores de la compañía, recibieron la sorpresa de manos del alcalde, Ennrique Pueyo, que les entregó una placa y una cesta con productos de la comarca

Momento de la entrega del reconocimiento por parte del alcalde, Enrique Pueyo, a los Titiriteros de Binéfar
Momento de la entrega del reconocimiento por parte del alcalde, Enrique Pueyo, a los Titiriteros de Binéfar
Festival Castillo de Aínsa

El Festival Castillo de Aínsa se ha despedido este domingo con el reconocimiento a los 40 años de trayectoria de los Titiriteros de Binéfar. Paco Paricio y Pilar Amorós, codirectores de la compañía, han recibido este premio al finalizar su concierto en el Castillo de la villa, entre los aplausos del público. Hace unos años decidieron rehabilitar tres casas en Abizanda que ahora se han convertido en La Casa de los Títeres.

“Los titiriteros han sido pioneros en sacar la cultura a la calle”, ha señalado el alcalde del Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe, Enrique Pueyo. “Han realizado actuaciones en cerca de 40 países y es un lujo que sean los responsables de la programación del Festival Castillo de Aínsa”, apostillaba el alcalde y concluía, haciendo referencia al cierre del festival y a la próxima edición: “Como dicen ellos, la mejor función será la siguiente”.

Por su parte, Paco Paricio, codirector de Titiriteros de Binéfar señalaba que “ha sido una sorpresa muy grande, porque viene de un lugar en el que estamos colaborando muy a gusto. Es un espaldarazo y una forma de decirnos que sigamos trabajando en esta línea. Queremos que la programación sea muy plural y que incluya muchas culturas y compromiso”.

“Ha sido un final muy emotivo y un concierto que además nos hacía mucha ilusión precisamente por tener lugar en el Castillo de Aínsa”, apostillaba la codirectora de Titiriteros de Binéfar, Carmen Amorós.

El Festival Castillo de Aínsa se despide con el reconocimiento a los 40 años de carrera de los Titiriteros de Binéfar

País Vasco, Valencia, Cataluña, Murcia, y, por supuesto, Aragón han sido algunas de las comunidades que han estado presentes en el último día del festival, ya que los artistas que han participado son de las más variadas procedencias.

A lo largo de toda la jornada, niños y adultos han podido disfrutar de los ingenios colocados en los jardines del castillo por los barceloneses Guixot de 8. Su espectáculo de calle 'Garabato de bicicleta' no podía ser más original: manillares, frenos, platos y cadenas de bicis se han transformado originales juegos.

El primero en llegar a la plaza Mayor de la villa ha sido el circo Astorkillo que ha animado a las familias más madrugadoras con sus trucos de magia y su burro Rigoletto que ha conquistado tanto a niños como mayores. Tras la actuación de la compañía vitoriana Panta Rhei ha llegado el turno de bailar a ritmo de dulzaina con las canciones valencianas infantiles de Dani Miquel. Más de 300 personas han bailado, cantado y jugado en el patio del Museo de la mano del cantante que ha bajado del escenario para unirse a los corros que ha formado el público.

Por la tarde, Periferia Teatro ha llevado a cabo dos pases de su espectáculo 'Huellas', un divertido recorrido histórico sobre el vínculo entre dos especies bien diferentes, los humanos y los perros, que ha atrapado con su sensibilidad y humor a niños y padres.

Tras el concierto de Los Titiriteros de Binéfar y el homenaje sorpresa, el Castillo de Aínsa se ha despedido del festival que lleva por nombre a ritmo de jazz, rumba y música africana con Birim Baram.

Etiquetas
Comentarios