Huesca

La Guardia Civil, al rescate de un perro que sufrió un golpe de calor

Rita, un pastor alemán de seis años, se derrumbó cerca del embalse de Santa María de Belsué y su dueño tuvo que llamar al 112.

Cuando Luis Sanz salió este domingo a hacer senderismo con su perra Rita, nada le hacía pensar que viviría uno de los días más largos de su vida. La excursión, que pretendía ser una cómoda salida de un par de horas, se convirtió en una odisea durante la que llegó a temer por la vida del animal. "Si no llega a ser por la impresionante labor de la Guardia Civil, se me muere", relata Luis ahora, cuando el vídeo del rescate llevado a cabo por el GREIM ha empezado a hacerse viral a través de Twitter.

La Guardia Civil, al rescate de un perro al que le dio un golpe de calor

"Me gusta mucho el Pirineo y suelo hacer senderismo con la perra. El otro día me fui a la parte de Belsué y empezamos a andar sobre las 10.00. Todo iba a bien hasta las 12.00, cuando empecé a notar que iba más lenta y se paraba en todas las sombras", cuenta este vecino de Ontinar de Salz.

Al parecer a Rita, una pastor alemán de seis años, le dio un golpe de calor. Cuando el dueño se percató, decidió pararse a descansar a la sombra, junto al refugio cercano a la presa de Belsué. "Buscamos la pared de la sombra y un grifo de agua. La mojé y le di de beber porque estaba totalmente deshidratada y nos quedamos allí hasta las 16.00, cuando parecía que ya estaba mejor y que podíamos emprender el camino de vuelta", relata.

Pero el camino se complicó. Según cuenta Luis, cuando apenas llevaban cien metros andando de nuevo, Rita se derrumbó. "Pensé que había muerto", cuenta. Tras asegurarse de que seguía con vida, el senderista intentó cargarse al animal a la espalda para poder llegar hasta el coche, pero no hubo manera. Apenas pudieron avanzar así unos metros.

"No sabía que hacer, nos pusimos a la sombra y esperé pero estábamos a unos cuatro kilómetros del coche y pasaban ya las seis y media de la tarde. Pensé que se me iba a hacer allí de noche y dudé si quedarnos allí a dormir pero me dio miedo que el animal no aguantase".

De modo que Luis terminó dándose por vencido y llamando al 112, desde donde le pasaron con la Guardia Civil. "Les conté la situación y me pidieron que les pasase por Whatsapp mi ubicación". Apenas una hora después llegaron por un sendero, a pie, dos agentes del Greim.

"Montaron la camilla y la cargaron hasta el coche. De ahí me acompañaron a unas pozas y me ayudaron a bañarla para intentar refrescarla. Me quedé alucinado con la gente buena que tenemos. Impresionante, estoy sin palabras", agradece todavía emocionado Luis.

Tras pasar unos días malos, Rita está ya casi recuperada desde el miércoles y este aragonés está convencido de que su animal está vivo gracias a la labor de estos dos agentes de la Guardia Civil.

Etiquetas
Comentarios