Despliega el menú
Huesca

Antonio Martín Jiménez: "La estación de Canfranc solo la remodelas una vez en la vida"

Antonio Martín Jiménez es responsable de Avintia, la empresa que, junto a Acciona, acaba de iniciar las obras de la estación de Canfranc.

Antonio Martín, presidente de la constructora Avintia, que lleva la obra de la explanada de Canfranc.
Antonio Martín, presidente de la constructora Avintia, que lleva la obra de la explanada de Canfranc.
Heraldo

¿Cómo se presenta el desarrollo de los trabajos que se han empezado en la estación de Canfranc?

Con proyectos como el de la estación de Canfranc estamos apretando y conseguiremos que salga adelante, con ilusión y ganas, que de esas cosas nos sobran.

¿Es complicado concluirlos en los tres años de plazo en los que está prevista su ejecución?

Tenemos que trabajar en el parque de vías y, en paralelo, desmontar el acceso del tren en funcionamiento para seguir con la zona de la nueva estación. Es la clave del proyecto, porque luego tocará solapar la parte del hotel con la de los hangares, y atacar la vía final. Si las temperaturas nos respetan, que es una de las cuestiones más relevantes, creo que podremos conseguirlo en el plazo previsto.

¿Van a repartir las tareas en función de las temperaturas?

La idea es que desde aquí hasta noviembre se trabaje fuera, en los servicios y en la vía, para entrar en invierno dentro del hotel hasta marzo o abril, según vengan las temperaturas. Los parques de vías tenemos que acabarlos en 2019, para poder concluir toda la obra en tres años.

¿Qué supone para una constructora de 1.560 trabajadores ejecutar y gestionar este proyecto clave para Aragón?

Llevamos casi seis años con una delegación abierta en Aragón y hemos trabajado en Formigal y en el Pirineo. Tenemos un posicionamiento aquí y este proyecto es emblemático. No tanto por el volumen de 27 millones de euros, sino por lo que supone y significa. Rehabilitar o remodelar una estación como la de Canfranc solo lo haces una vez en la vida. Es muy singular e importante. No es el más grande que tenemos, pero vamos a poner toda la carne en el asador para que los aragoneses estéis contentos y orgullosos, como dijo el presidente de la Comunidad, Javier Lambán.

¿Qué les ha sorprendido del estado en el que se encuentra el edificio histórico?

Lo que más me ha sorprendido es lo bien que está la estructura del edificio en su conjunto. Se trabajó en su día en una inversión en la cubierta para evitar que entrara agua y nieve. Ha sido lo mejor que se podía hacer para mantenerlo y evitar que se deteriora con los años. El edificio está muy saneado por dentro. Lo que peor está son las marquesinas exteriores y las fachadas, que tenemos que ponerle mimo para recuperarlas bien y dejarlas en el estado que se merecen.

¿Van a cambiar las marquesinas que se van a financiar a través del fondo del 1% cultural del Ministerio de Fomento?

No se pueden cambiar las marquesinas porque están protegidas. Hay que reforzar todos los nudos de soldadura y la estructura metálica que tienen. Tenemos que ver si hay que cubrirlas al 100% o no por el peso propio de la nieve. A lo mejor dejamos cubierta solo la parte central. Es el elemento más delicado y deteriorado porque no se ha tocado desde 1928. La fachada seguirá teniendo el mismo color caliza que cuando se inauguró.

¿Hay más proyectos en Aragón?

En viviendas residenciales y otras de alquiler social de desarrollo público-privado. Intentamos avanzarlo en el Ayuntamiento de Zaragoza y podemos llevarlo a Huesca. En Madrid nos funciona muy bien.

Etiquetas
Comentarios