Despliega el menú
Huesca

"Los vecinos nos sentimos desolados e impotentes ante el ataque del oso"

El municipio de Montanuy asegura que la supervivencia de la ganadería extensiva está en peligro por la presencia del oso y el lobo

Esther Cereza, alcaldesa de Montanuy
Esther Cereza, alcaldesa de Montanuy
Rafael Gobantes

"Los vecinos y ganaderos del municipio de Montanuy nos sentimos desolados e impotentes ante el ataque del oso que tuvo lugar en el valle de Castanesa", ha manifestado la alcaldesa, Esther Cereza, en un comunicado en el que asegura que la presencia cada vez más frecuente de estos animales está dificultando la supervivencia de la ganadería extensiva.

Según ha explicado, aparecieron ovejas dispersas y desorientadas en la localidad de Castanesa. Las ovejas estaban cerradas en un cercado de valla ganadera, la cual el oso saltó. Al terminar de recoger estos animales encontraron una oveja muerta. "Nadie se imaginaba que sería fruto de un ataque del oso, es más, como a los ganaderos se les hace creer que todos los ataques son producidos por perros, nadie pensó en ese momento en el oso", señala. Al finalizar la jornada, el pastor de un rebaño de 2.000 ovejas situado en la parte alta del pueblo, que cerraba el rebaño en el cercado eléctrico para que pasarán la noche, se vio sorprendido por la presencia del oso , que entró dentro del cercado preparado para las ovejas. El pastor tuvo al animal furioso de frente, tan solo a cuatro metros. 

Este pastor no puede contar con la ayuda de perros mastines, como lo hacía hasta hace unos años, por la incompatibilidad de estos y la actividad turística, según la alcaldesa. "Estos perros son guardianes del rebaño, esto quiere decir que ladran y ahuyentan a cualquier persona o animal que se acerque a una distancia del rebaño. Cuando el rebaño se encuentra cerca de los caminos o senderos turísticos, el visitante se ve asustado por el perro, con los consiguientes problemas para el propietario del perro".

La responsable municipal cree que los ganaderos de Montanuy se encuentran "en una situación de indefensión e inseguridad en sus propias fincas mientras realizan su trabajo", y que la reintroducción de este animal está suponiendo "la desaparición de la ganadería extensiva en las zonas de montaña, un sector que ya de por sí esta en horas difíciles y que no solo garantiza el mantenimiento de la población en nuestros pueblos, sino que es fundamental para el mantenimiento de la biodiversidad en un ecosistema tan sensible como la montaña".

Montanuy cuenta con 17 pueblos,180 vecinos y un grave problema de despoblación, por lo que "situaciones como esta desaniman a los pocos ganaderos que quedan y a los jóvenes que quieren continuar con explotaciones, teniendo en cuenta que esta es la principal actividad del municipio". Para el ayuntamiento, el modo de vida actual y los sistemas de manejo del ganado son incompatibles con la presencia de este animal en el territorio. La preocupación no es solo por la presencia de los osos, que se reintrodujeron hace unos años, si no también por el avistamiento reciente del lobo, con el que también tienen que convivir. "El medio ambiente se protege, pero ¿cuándo se piensa proteger a quien lo cuida?", concluye el comunicado que ha hecho público el Ayuntamiento.

Etiquetas
Comentarios