Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El alcalde se reunirá con la ministra de Defensa para hablar del cuartel el 3 de julio

El Ayuntamiento  pone a disposición del Ejército 10.000 m2 para las obras de la primera fase de ampliación del Sancho Ramírez.

El alcalde de Huesca junto a Margarita Robles, Javier Lambán y Gonzalo Palacín en un acto electoral en Huesca hace dos años.
El alcalde de Huesca junto a Margarita Robles, Javier Lambán y Gonzalo Palacín en un acto electoral en Huesca hace dos años.
Rafael Gobantes

El alcalde de Huesca, Luis Felipe, se reunirá el 3 de julio con la nueva ministra de Defensa, Margarita Robles, para abordar los planes del Gobierno central respecto al cuartel Sancho Ramírez. Parece claro que el ejecutivo del socialista Pedro Sánchez mantendrá el proyecto de ampliación de las instalaciones para el traslado a las mismas del cuartel general de la División Castillejos, ahora en Madrid.

Felipe, que solicitó esta entrevista en cuanto se configuró el consejo de ministros, señaló que se trata de «retomar lo que ya llevábamos hablado con Defensa» desde que se comunicó al Ayuntamiento la decisión de reabrir el cuartel, cerrado a finales de 2016 y reabierto a principios de 2018 con objeto de prepararlo para que a mediados de 2020 esté operativo con 700 militares, el triple de los que había cuando se clausuró.

Este encuentro se producirá solo unos días después de la firma de la primera escritura de compraventa del suelo necesario para la ampliación del recinto. Defensa pidió la cesión de 8 hectáreas para anexas a las actuales instalaciones para acondicionar estas a las nuevas necesidades.

De esta superficie, 47.000 m2 era ya propiedad municipal, pero el resto pertenecía a varios particulares. El alcalde aseguró que con todos ellos están firmados los documentos de compraventa. En total, el Ayuntamiento ha pagado 2,6 millones por estos terrenos, que se abonarán en cuatro anualidades con la financiación del Gobierno de Aragón.

El pasado miércoles se firmó ante notario la primera escritura, correspondiente a un terrenos de 5.300 metros junto a la calle Siderurgia. Este suelo, junto con otra parcela de superficie similar perteneciente al Ayuntamiento, será el primer suelo que se cede a Defensa y que permitirá que pueda iniciarse la primera fase de ampliación del cuartel, que empezará por esta esquina. En total, el Ministerio tiene previsto invertir 10 millones de euros.

Según explicó el alcalde, Defensa había planteado la necesidad de contar con estos metros antes del 1 de agosto, cuando tiene previsto iniciar la obras. Hace un mes que empezaron a licitarse los primeros contratos. De hecho, ya se han recibido las ofertas para el relativo al acondicionamiento de un depósito de material sensible conjunto para una superficie de unos 1.555 m2. Se trata remodelar uno de los edificios del recinto para esta función y la actuación se ha presupuestado en unos 235.000 euros.

Seis empresas, entre ellas dos de Huesca y otras dos de Zaragoza, han presentado sus propuestas para llevar a cabo esta obras, que tienen un plazo de ejecución de cuatro meses.

Además de este proyecto, también se ha licitado la adecuación de nuevos vestuarios en otro de los edificios del acuartelamiento (248.500 euros), el acondicionamiento de nuevos dormitorios en otro inmueble (500.000 euros) y la adecuación de la cocina-comedor (700.000 euros). Además, según indicó el subdelegado de Defensa, se ha pedido la licencia de obras para reformar la Residencia Militar del paseo Ramón y Cajal. Hasta final de año saldrán a concurso unos 18 contratos. De momento, se han licitado obras por alrededor de 1,7 millones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión