Despliega el menú
Huesca

Las cámaras de seguimiento vuelven a captar al lobo en el entorno del macizo del Turbón

El animal se mueve hacia el sur, mientras los ganaderos y alcaldes vuelven a pedir a la DGA su captura.

Una imagen del lobo localizado en la Ribagorza
Las cámaras de seguimiento vuelven a captar al lobo en el entorno del macizo del Turbón
DGA

El lobo solitario detectado en la Ribagorza a finales del año pasado se sigue moviendo por esta comarca y más concretamente por las inmediaciones del macizo del Turbón. Las cámaras que el Gobierno de Aragón colocó para su seguimiento lo han captado en el refugio de la Margalida, en el municipio de Valle de Lierp. El animal se ha desplazado del norte al sur del Turbón. Las imágenes anteriores que había de él, captadas por las cámaras de fototrampeo colocadas para vigilar al oso, lo situaban en octubre y diciembre de 2017 en los municipios de Laspaúles y Bisaurri.

La presencia del lobo ha provocado ya dos reuniones con alcaldes, sindicatos agrarios, ganaderos y vecinos de la comarca. La primera tuvo lugar en febrero, en Castejón de Sos, y la segunda fue en mayo en Montanuy. A esta asistieron la directora general de Sostenibilidad, Pilar Gómez, y otros cargos del departamento.

El lobo de la Ribagorza es un macho joven de raza itálica (‘Canis lupus italicus’) llegado desde Cataluña, donde tienen controlada una población de 15 animales procedentes de los Alpes. Se mueve en la misma zona que la osa Sarousse, el único ejemplar de esta especie que hay en la parte aragonesa del Pirineo central.

Pese a que no hay constancia de ningún ataque del lobo, ayuntamientos y ganaderos volvieron a solicitar en la última reunión su captura para llevarlo a otro lugar. "La DGA dice que no puede", explicó el alcalde de Bonansa, Marcel Iglesias, quien aseguró que se mantiene el clima de malestar "porque no vemos que sea compatible la presencia de la fiera con las actividades ganaderas y turísticas". En su opinión, el problema ya no es tanto la existencia de este ejemplar "sino que podrían llegar más, y el Gobierno no tiene intenciones de frenarlo".

Por su parte, el alcalde del Valle de Lierp, José María Ariño, recordó que en su municipio hay dos ganaderos, con 800 ovejas y 1.300 ovejas, preocupados por esta amenaza. "Tienen la precaución de encerrar al ganado en las cuadras, pero en los meses de verano suben al Turbón, a más de 1.500 metros de altitud", declaró, lo que obligará a reforzar la vigilancia. Recordó que el lobo se había erradicado de estas zonas, y pidió compensaciones "rápidas y justas" en caso de daños a los rebaños.

Manifestación en Sariñena

La oposición en la Ribagorza se repite en la comarca de los Monegros, donde se ha asentado otro ejemplar. Precisamente, para mañana, sábado, la Plataforma contra el Lobo ha convocado una manifestación en la localidad de Sariñena, ya que considera que es una "grave amenaza" para el mantenimiento de la ganadería extensiva y en general, para el medio rural aragonés.

La salida tendrá lugar a las 12.00 desde la plaza de la Constitución y seguirá hasta el recinto ferial de Sariñena. El último ataque conocido tuvo lugar en febrero en Leciñena.

Etiquetas
Comentarios