Huesca

Alcaldes de Ordesa piden aprovechar el centenario para mejorar los accesos al parque

El cierre otro verano de la carretera de Añisclo revela la necesidad de adecuar también otras vías en Torla o Pineta.

La Cola de Caballo, en el Parque de Ordesa.
La Cola de Caballo, en el Parque de Ordesa.
Rafael Gobantes

"Lo que pedimos no son mejoras sino resolver necesidades básicas". Miguel Noguero, alcalde de Bielsa y representante de los municipios en la junta rectora del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, cree que no se puede desaprovechar la oportunidad del centenario y reclama "un plan de acción y compromisos políticos" para la mejora de los accesos a los distintos sectores del espacio protegido. De hecho, en el denominado Cuaderno de Planes y Programas, lista de posibles actuaciones a ejecutar para la conmemoración, figuran la adecuación del área de fondo del valle de Pineta, la mejora de la carretera que conduce a la Pradera de Ordesa y el acondicionamientos de los accesos al cañón de Añisclo.

En este último sector, el retraso de las obras para solucionar las deficiencias estructurales de uno de los túneles mantendrá cerrada otro verano la carretera HU-631, por la que entran cada año más de 170.000 turistas. De ahí que empresarios y ayuntamientos planteen medidas alternativas como un sistema de vehículos lanzadera similar al de Torla para poder visitar los primeros 8 kilómetros del cañón (el túnel está en el 10) desde Escalona.

Este problema y el cierre durante más de un mes de la A-135, que conduce a la Pradera de Ordesa, en Torla, por problemas de vialidad invernal, han puesto de manifiesto la necesidad de mejorar las infraestructuras. El PP va a llevar el debate a las Cortes de Aragón a través de una proposición no de ley.

La entrada al Parque con más visitantes es precisamente la A-135. El alcalde de Torla, Miguel Villacampa, lamenta que haya estado cerrada tanto tiempo por riesgo de avalanchas. "Los aludes no se han producido. Sí es verdad que ha nevado mucho en cotas altas, pero el más reciente que bajó a la carretera fue en 1996, y en los últimos cien años solo hubo otro", explica.

Esta carretera tiene casi los mismos años que el Parque Nacional. Solo necesitaría, según el Ayuntamiento, un asfaltado en condiciones en poco más de 4 kilómetros, para evitar los baches, y la mejora de las barreras de seguridad. Pero esta obra no está contemplada en los presupuestos del departamento de Vertebración del Territorio en 2018. "Se escudan en que no lleva a ningún pueblo pero un día normal en temporada baja puede haber 150 o 200 turismos", dice el alcalde.

El de Bielsa también plantea resolver los problemas de saturación del fondo del valle de Pineta. La carretera acaba en la barrera del Parador Nacional, "algo totalmente ilógico", por lo que el Ayuntamiento ha pedido una rotonda para dar la vuelta y asfaltar una parte del parquin para poder limpiarlo de nieve en invierno.

Por su parte, Añisclo necesita, además de la apertura del túnel de la HU-631, aparcamientos en la parte norte del cañón. Una propuesta es ensanchar dos o tres tramos para poder estacionar en las cunetas. "Es una mejora necesaria por la carga que asume la zona, porque el número de visitas en este sector ha subido mucho", dice el representante de los alcaldes en la junta rectora.

Aparcamiento en San Úrbez

En este sentido, el alcalde de Fanlo, Horacio Palacio, asegura que para los pueblos del valle de Vio es "prioritaria" la construcción de un aparcamiento en la zona de San Úrbez, en el límite con el parque "porque si el visitante no puede acceder con su coche al cañón de Añisclo, ya podemos cerrar y marchar los del valle", advierte. Y es que recuerda que, una vez que esté el túnel reabierto, "los turistas que madruguen podrá dejar el coche allí, pero los que venga del valle del Ara o del de Vio tendrán que dejarlo en la zona de La Tella y bajar andando, y si son un grupo de familias o gente mayor, es imposible".

El proyecto, que incluiría también ensanchar el último tramo de carretera para que fuera de dos direcciones, lo ha preparado ya la Diputación Provincial y se encuentra en fase de estudio por parte de la Confederación Hidrográfica y del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental. El alcalde de Fanlo resalta, además, que para ejecutar este proyecto no haría falta que estuviera reabierta la carretera de Añisclo, "porque aunque el visitante venga por Puyarruego y Buerba, ya podría aparcar cerca del cañón".

Palacio valora que el departamento de Vertebración esté trabajando en los túneles de la carretera, pero reconoce que con el cierre de este acceso y la falta de otros servicios como aparcamientos "estamos viendo que de los 170.000 visitantes que tenía anualmente el cañón, cada vez están viniendo menos porque en el momento que ven que no pueden acceder en coche, prefieren dejar la visita para otra ocasión".

La proposición no de ley presentada por el PP urge a la DGA a actuar en la carretera de Torla y a informar sobre el estado y los plazos de las obras en el túnel de Añisclo. "A pesar del impacto que esta cita (el centenario) debería tener en la zona, tanto en número de visitantes como en la hostelería, existen graves deficiencias en cuanto a accesibilidad. Y algunas ya crónicas", señala la iniciativa, que habla del cierre durante todo el mes de marzo de la A-135 y de que por la HU-631 no se puede transitar desde hace más de un año.

El portavoz del PP en la comisión de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, Javier Campoy, recuerda que son reivindicaciones antiguas y que deberían resolverse aprovechando el centenario. "Todos estamos muy concienciados de la importancia de las comunicaciones y no puede haber cuellos de botella para el turismo. A ver si el gobierno recoge el guante y se pone manos a la obra. Es un año crucial", afirma Campoy.

Etiquetas
Comentarios