Despliega el menú
Huesca

El Ayuntamiento de Aínsa alerta del riesgo de inundación de la zona cultural y deportiva por la rotura de una escollera

El Ayuntamiento ha reiterado a la CHE la petición que ya hizo en 2014, pero la obra no se considera prioritaria.

El Ayuntamiento de Aínsa ha solicitado a la Confederación Hidrográfica del Ebro la ejecución "urgente" de las obras de reparación de las escolleras del río Cinca, especialmente en la margen izquierda, "por el peligro existente para las infraestructuras y edificaciones en el núcleo".

En una carta remitida al presidente de la CHE, Raimundo Lafuente, reitera la petición que ya le hizo por escrito el 4 de diciembre de 2014, cuando le remitió una memoria de la arquitecta municipal sobre el estado de conservación de la escollera, donde se alertaba del riesgo y la necesidad de adoptar medidas con carácter inmediato.

El documento calificaba de "precario" el estado de conservación de ciertos sectores de la escollera del Cinca a su paso por Aínsa. La zona más afectada es un tramo de algo más de 100 metros en la margen izquierda. Señalaba distintos daños y patologías derivados del paso del tiempo y del desvío del cauce hacia la defensa, al haber arrastrado las aguas los bloques de piedra y erosionar la base y los extremos del muro. El informe técnico indicó que, además, la construcción de una plataforma de hormigón al comienzo del tramo en peor estado, lejos de contener el agua, puede llegar a conducir gran parte del cauce hacía el trasdós del elemento de contención.

El punto conflictivo está a un kilómetro del casco urbano. El mayor peligro es la existencia en la zona inundable de varias infraestructuras y edificaciones, como el pabellón polideportivo, la biblioteca municipal, el campo de fútbol, las piscinas y una estación de almacenamiento.

La propuesta de reparación formulada por el Ayuntamiento pasa por la consolidación de los muros, la restitución de bloques pétreos, el dragado de los sedimentos o cantos rodados situados en la margen derecha y la parte media del curso del agua, para así centralizar el cauce y alejarlo de la margen izquierda, más afectadas por el deterioro.

La escollera se construyó tras las inundaciones de 1982, que anegaron parte de la zona de huertas y de instalaciones deportivas recreativas y culturales. "Ha funcionado bien todo este tiempo, pero el río se ha ido llevando las piedras y una parte ha quedado sin defensa en un tramo de más de 100 metros. Tememos que el agua pueda entrar por ahí", explicó el alcalde, Enrique Pueyo.

Las especiales circunstancias de este año hidrológico han hecho que haya reiterado la petición que ya realizó el Ayuntamiento a la CHE en 2014. El Ayuntamiento reconoce que su preocupación ha aumentado ante el incremento de los caudales por las últimas lluvias y pensando en la posibilidad de un rápido y abundante deshielo, teniendo en cuenta la importante reserva de nieve que se acumula en el Pirineo.

Las prioridades

Según ha explicado la Confederación, ya informó al Ayuntamiento sobre la incorporación de su petición a la base de datos del programa de conservación, aclarando que las actuaciones en el cauce están sujetas a un orden de prioridades, dependiendo de la disponibilidad presupuestaria, y esta no lo es. Se consideran preferentes las dirigidas a recuperar la sección de desagüe de los cauces para facilitar la circulación de caudales, es decir, la retirada de tapones. Además, los técnicos de la CHE realizaron una visita de comprobación.

Igualmente se dijo al Ayuntamiento que puede ejecutar las obras por sus propios medios, si las consideran necesarias, ya que la actuación en el cauce no es potestad exclusiva del organismo de cuenca, eso sí, requiere autorización previa al ser en el dominio público hidráulico.

En el último año, la CHE ha realizado numerosas intervenciones en la provincia para resolver taponamientos, sobre todo debidos a árboles de gran porte. Solo en el río Gas, en Jaca, se actuó en 15. También en el Isuela, en la capital oscense, y en Estopiñán del Castillo, Santa Cruz de la Serós, Santa Cilia, Tierz, Montmesa y Ortilla, entre otras.

Etiquetas
Comentarios