Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Sonajeros que trasladan al 10 de agosto

Una joven oscense ha creado unos particulares danzantes para bebés que se han convertido en todo un éxito.

Los sonajeros se elaboran en seis colores diferentes.
Sonajeros en forma de danzantes creados por una joven oscense.
El Rey Monje

Cada vez que tiene unos minutos libres saca las agujas y se pone a tejer, porque asegura que le resulta complicado generar stock para todos los pedidos que está recibiendo del último producto en incorporarse a la tienda de recuerdos El Rey Monje de Huesca. Cielo Entrena elabora totalmente a mano los sonajeros que se han convertido en el producto más exitoso de su establecimiento ya no solo como recuerdo de la ciudad, sino también entre los propios oscenses. Se trata de unos juguetes para bebés que reproducen la figura de los danzantes, muy representativas y querida en la capital altoaragonesa. “Cuando sacas a la luz un producto, nunca sabes qué acogida tendrá”, explica la joven, asombrada por la tremenda acogida de los que ha bautizado como “danzantes sonoros”. “La respuesta es tan positiva que ni me lo creo, ni doy a basto para una demanda tan inesperada”, añade.

Porque cada uno de ellos se elabora íntegramente a mano, en un diseño creado por la propia Cielo Encontra, a partir de la técnica del Amigurumi, que suponen unas tres horas de trabajo por cada uno de ellos, para crear la forma y añadirle los detalles, así como el ineludible cascabel en su interior. “Lo difícil es encontrar esas tres horas, porque es complicado poder ponerte con ello de manera ininterrumpida”, lamenta, mientras cifra en unos 30 muñecos los que ha vendido en apenas unas semanas desde que los pusiera a la venta. “Fue a través de las redes sociales cuando anuncié que estaba trabajando en los diseños y ya la respuesta fue inmediata, todo el mundo se interesó y empezaron los primeros pedidos”, explica la joven, que buscaba crear algo de oferta para una de las peticiones más habituales en la tienda de recuerdos de la ciudad que regenta en la plaza de López Allué de Huesca, la de encontrar un detalle para los niños más pequeños.

Escasamente pudo hacer la fotografía en la que se recogen todos los modelos de los danzantes, en los seis colores creados originalmente y diferenciados en el fajín, pues pronto encontraron dueño. “Como regalo para los niños, o gente que tiene vínculo con los danzantes, o que en su pueblo también bailan, incluso adultos como auto-regalo”, dice sobre el perfil de los más rápidos en llevarse a casa los originales diseños. Y son muchos los encargos que va recibiendo, que le llevan a no parar de tejer.

Admite Encontra que para crear el gracioso personaje le tocó hacer y deshacer varias veces, hasta crear los definitivos, aunque siempre cuidando mucho los materiales, todos de carácter hipoalergénico para que pueda ser apto para todos los niños, incluso los recién nacidos, para que empiecen ya desde la cuna a sentir el cosquilleo de la mañana del 10 de agosto cuando aparecen los danzantes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión