Despliega el menú
Huesca

El singular Abajamiento del Cristo

Castejón de Monegros.
Castejón de Monegros.
Ehab Oda

José Antonio Vidaller, de Castejón de Monegros, lleva medio siglo formando parte del grupo de soldados de la cofradía local de La Sangre de Cristo, que tiene un papel fundamental durante las celebraciones de la Semana Santa. De hecho, son los encargados de llevar a cabo uno de los actos más singulares y esperados, el Descendimiento del Cristo, que tendrá lugar durante la jornada de este sábado, llenando de fieles la parroquial.

La celebración se alarga durante todo el día. A primera hora, a las 8.00, los soldados acudirán a la ermita del Hospital, donde recogerán al Cristo, que llevarán en procesión hasta la iglesia, lugar en el que será colocado en la cruz, después de ser mostrado durante gran parte de la jornada.

La imagen es articulada, lo que permite llevar a cabo cada movimiento, detalla Vidaller, que ejerce el papel de Sargento, dando instrucciones a los soldados. El grupo también suma la figura del General. Antes de proceder al Abajamiento, los integrantes de la cofradía deberán realizar otras funciones, entre ellas, guardar el Monumento, lo que harán en turnos de una hora, así como el pregón, en el que anunciarán la muerte y entierro del Señor.

El anuncio tendrá lugar a las 15.00. A partir de las 18.00, los fieles se irán concentrando en la iglesia, donde tendrán la oportunidad de asistir al esperado Descendimiento del Cristo. La imagen, que pliega sus brazos, será bajada de la cruz y después, ofrecida a la Dolorosa, que, al mismo tiempo, tiene la capacidad de cabecear y llorar, dotando la escena "de gran realismo", señala Vidaller.

Los soldados guardarán los diferentes elementos del Cristo, es decir, la corona de espinas, el cartel y los clavos y tras ello, lo introducirán en la cama sepulcral. Durante el acto, hay un gran silencio y únicamente, un foco ilumina su desarrollo. Según explica Vidaller, "se trata de un momento emotivo, que vivimos con gran devoción y entrega".

En total, la cofradía La Sangre de Cristo cuenta con un grupo de 18 soldados, donde hay niños y adultos. La mayoría suelen incorporarse muy jóvenes, entre ellos, el propio Vidaller, que participa desde los 12 años. En la actualidad, visten túnica roja, tapan su cara con una mantilla negra y además, portan distintos complementos. Dentro de ellos, conservan antiguas picas y banderas.

La Semana Santa de Castejón de Monegros guarda otras tradiciones. Destacan los rituales protagonizados por los quintos, que rondan a las mozas durante el Sábado Santo con las panderetas ofrecidas en la Vigilia Pascual y además, cierran sus celebraciones con el encendido de un gran traca el Domingo de Resurrección.

Etiquetas
Comentarios