Despliega el menú
Huesca

Rememorar el Titanic a bordo del Canfranero

Alumnos y profesores del IES San Alberto Magno de Sabiñánigo han puesto en marcha esta semana la primera de muchas actividades para dar vida al tren.

El 27 de marzo de 1970 descarriló un sueño, pero 48 años después el Canfranero ha vuelto a soñar de la mano de las generaciones más jóvenes de los pueblos que atraviesa la vieja locomotora. "Pensamos que este día era un buen momento para darle un empujón al proyecto y hemos implicado también en él a los alumnos del conservatorio que están encantados de sacar la música y nosotros más. Todo cabe en el tren con tal de dinamizar", contaba minutos antes del arranque de 'Mastrenchef' Pilar Álvarez, la directora del IES San Alberto Magno de Sabiñánigo, el centro educativo que ha contagiado de ilusión al Pirineo con su Canfranero 2.0.

Entre su alumnado hay vecinos de Ayerbe, de Sabiñánigo y otras localidades que conecta la locomotora; pero también nietos de ferroviarios y enamorados de las montañas que sueñan con devolverle la vida al tren. "Este es un proyecto que es necesario para el Canfranero porque ha conectado Aragón y tiene que seguir haciéndolo. Nuestro objetivo es esbozar una sonrisa a todo aquel que monte en el tren y nos hace mucha ilusión porque somos de la zona y es un placer alegrar así a la gente", comentaba Abel Laiglesia, alumno del Grado Superior de Animación Sociocultural y Turismo.

Rememorar el Titanic a bordo del Canfranero

Este martes, en el tren, hubo cocina, música, teatro, animación, risas y mucho entusiasmo. "¡Qué bonito es mi pueblo!", exclamaba orgulloso un alumno al pasar Ayerbe a bordo del Canfranero.

Los alumnos del Conservatorio de Sabiñánigo amenizaron con su música el trayecto, mientras varios estudiantes de la primera promoción de Cocina y Restauración del IES Biello Aragón conquistaban con sus platos el paladar de los viajeros. Así, entre sus creaciones, hubo diferentes recetas con productos de la tierra, como los lacitos de Jaca, las croquetas de ternasco, las tortas de anís, las empanadillas de calabaza o las migas caseras que ellos mismos prepararon y sirvieron al llegar a Canfranc. "Intentamos educar desde pequeños a los niños para que lo hagan en sus casas y que vean así la diferencia entre lo artesanal y algo comprado", explicaba Cristhian Jiménez, profesor de Hostelería y Turismo, mientras coordinaba esta actividad pionera a bordo del Canfranero.

Me parece una idea estupenda y todo lo que sea apoyar al Canfranero voy a estar siempre
Un tren que, acostumbrado a viajar con tres o cuatro viajeros, al llegar a Sabiñánigo iba ya prácticamente lleno y había agotado sus billetes para llegar a Canfranc. "Me parece una idea estupenda y todo lo que sea apoyar al Canfranero voy a estar siempre colaborando porque es muy necesario que la gente se forme. Una práctica de este tipo para los chavales es algo fantástico", confesaba ilusionado el actor Manuel Bueno, quien dirige las visitas teatralizadas a la Estación de Canfranc. También Berta Fernández, concejala del Ayuntamiento de Sabiñánigo, se mostraba encantada con este viaje inusual a bordo del tren.

¡Es como rememorar el Titanic en nuestro Canfranero!
"Es una buena idea y me recuerda a esos viajes antiguos y lujosos que se hacían antes... ¡Es como rememorar el Titanic en nuestro Canfranero!", decía sonriente antes de dejar el tren en su localidad.

La música siguió sonando a lo largo de todo el trayecto, con piezas como 'La Comarca', del Señor de los Anillos, y otras más modernas que improvisaron los alumnos al final del recorrido.

Rememorar el Titanic a bordo del Canfranero

A su llegada a la Estación Internacional de Canfranc les esperaban, entre otras autoridades de la región, el consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, y el alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez, quienes pronunciaron también unas palabras en el interior del vestíbulo recientemente rehabilitado. "Me llena de satisfacción estar aquí hoy en este lugar con enormes vivencias y tengo la ilusión por ver pasar algún día los trenes a Francia. Aun sin conocer su historia, es importante quererla, pero este proyecto es algo que se enmarca en todas las campañas que se han hecho desde el Ayuntamiento. Por eso, os pido desde aquí a todos que luchéis por que se abra esta línea que os permitirá vivir en estos pueblos, en vuestro territorio. Siempre tendremos un enemigo que querrá cerrarla; tenéis que luchar por abrirla y disfrutar de la jornada", instó el edil a los alumnos.

También el alcalde de Sabiñánigo, Jesús Lasierra, quien acompañó a lo largo de todo el trayecto a los alumnos, compartió su ilusión por este proyecto puesto en marcha. "Lo único que puedo transmitir aquí son sentimientos. La educación se siente y si, además, se saca fuera del aula, es impresionante la felicidad nos acompaña. Nos hemos divertido muchísimo y ahora hemos de trabajar y luchar para que el Canfranero sea una realidad que una Huesca, Aragón y España con Francia. Este es un tren de cercanía que si no sabemos aprovechar nos habremos equivocado. Pero si lo logramos, habrá sigo gracias a todos vosotros por llevarlo adelante", subrayó el alcalde, quien confesó tener "esperanza" en el proyecto para impulsar la apertura de la línea internacional.

La ilusión mueve montañas, vamos a ver si mueve el tren y lo lleva hasta Francia
Por su parte, el consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, se refirió a Canfranc como el fruto del trabajo de muchas generaciones y de toda la sociedad. "Yo cuando vengo aquí me siento feliz. Canfranc es símbolo de futuro, de vida, de trabajo en común, y si venís en verano habrá máquinas trabajando para construir una nueva playa de vías. La clave es que los trenes crucen ese túnel y den la vuelta y, en este sentido, estamos dando pasos importantes que nos permitirán ver en un horizonte muy razonable un cambio total", concluyó.

Esta actividad, por el momento, ha sido solo el punto de partida de una iniciativa, el Canfranero 2.0, que ha contagiado de ilusión a todo el mundo, empezando por los propios alumnos. "Hemos visto la emoción de un proyecto que llevábamos tiempo haciendo entre todos. Ha sido un viaje muy divertido y todos hemos disfrutado de la experiencia. Ahora, si la ilusión mueve montañas, vamos a ver si mueve el tren y lo lleva hasta Francia", resumió Jorge, alumno de FP de Informática. José Ramón, su profesor, adelantó a HERALDO.es que las actividades seguirán hasta fin de curso y que "la idea es repetirlo al menos una vez al mes", dedicando cada trayecto a una temática distinta. Así, el 24 de abril, está prevista una 'training class' de geología; el 10 de mayo convertirán al Canfranero en "el tren de las artes y las letras", y habrá también música entre raíles, literatura y un largo etcétera; porque "en el tren -dicen sus protagonistas- cabe todo".


Etiquetas
Comentarios