Despliega el menú
Huesca

Scouts Aragón advierte de que sin una pasarela en el río peligra el futuro de Griébal

El campamento no dispone de un acceso y hay que entrar cruzando el cauce, lo que plantea un problema de seguridad.

Los participantes en los campamentos tienen que cruzar el río para llegar al pueblo de Griébal.
Los participantes en los campamentos tienen que cruzar el río para llegar al pueblo de Griébal.
Scouts Aragón

"Si queremos que los Scouts sigan en Griébal y que esto funcione, necesitamos una pasarela sobre el río". El presidente de Scouts Aragón, Ángel López, urge una solución para dotar de un acceso mínimo al pueblo donde organizan campamentos desde hace 28 años. Por él pasaron 3.000 personas en 2017, y se calcula que el impacto económico en la comarca de Sobrarbe es de 300.000 euros. Su propuesta pasa por la construcción de una pasarela de uso peatonal pero que en caso de emergencia permitiría el tránsito de vehículos y una rápida evacuación.

El consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro; el presidente de la Diputación, Miguel Gracia; el de la comarca, Enrique Campo; el alcalde de Aínsa, Enrique Pueyo; y el de los Scouts se han reunido esta semana en Huesca para desbloquear el proyecto. Y es que para acceder a Griébal es necesario cruzar el río La Nata. Los scouts llegan en autobús hasta la orilla, se descalzan y pasan a pie, porque normalmente pasa poca agua.

"Es una cuestión de funcionalidad y de seguridad", afirmó Ángel López, ya que en caso de crecida, si hubiera una emergencia, no pueden pasar los vehículos. "Llega a haber 400 personas en el pueblo. Cuando llueve y viene riada, no podemos cruzar. Llevamos mucho tiempo así y ya no podemos esperar más", explicó el presidente de la entidad, quien demandó ayuda "porque nosotros somos una asociación de tiempo libre sin ánimo de lucro".

Todas las partes reunidas en Huesca acordaron la firma de un convenio para financiar la obra, cuyo coste rondaría los 400.000 euros. La asociación cuenta con un proyecto para hacer una pasarela de 50 metros de longitud, a 5 m sobre el río. A la reunión no asistió la Confederación Hidrográfica del Ebro, con la que se quiere contactar ahora para los permisos. Es la propietaria del pueblo y además competente en cualquier intervención en el río.

Por el pueblo cedido por la CHE pasan cada año miles de jóvenes. Hay actividad muchos fine semana. Estas vacaciones de Pascua se reunirán más de 500 personas de Zaragoza, Valencia, Madrid, Pamplona, Barcelona o Salamanca. La organización agrupa en Aragón a 2.500 socios, pero también acuden a Griébal grupos de toda España, y de Bélgica, Francia, Alemania y Portugal.

En 2011 ya hubo problemas. Llegó a ser desalojado tras varios informes alertando del riesgo de incendios y cuestionando la existencia de vías de evacuación seguras. En 2012 recuperó la actividad, una vez realizadas algunas mejoras, como un anillo sin vegetación para evitar el fuego.

Un impacto de 300.000 euros

Un estudio de la asociación de empresarios de Sobrarbe calcula en 300.000 euros el impacto económico de esta actividad, y además cada año aumenta el número de visitantes. "Contratan empresas de aventura de la zona, compran la comida en el municipio y tienen dos trabajadores", explicó el alcalde de Aínsa, localidad situada a 3 km. También hay un impacto indirecto, "porque luego vuelven con las familias".

El alcalde considera que la situación es "grave". "Hay temor de que algún día se produzca una emergencia y no puedan acceder los vehículos. Normalmente se puede pasar por el río, pero si el nivel sube... Scouts Aragón nos dice que si no hay seguridad, no se pueden comprometer a meter allí campamentos de niños y jóvenes", declaró Enrique Pueyo.

Etiquetas
Comentarios