Despliega el menú
Huesca

Pini prevé un movimiento económico de 1.260 millones en el matadero de Binéfar para el 2023

La gran industria de porcino calcula que solo en oficinas trabajarán 120 personas, y 800 en despiece. La empresa quiere desplazar a empleados de sus plantas de Polonia para formar al personal.

El presidente de Aragón, Javier Lambán y el propietario del grupo Pini, Piero Pini, estrechan su mano, ayer en Zaragoza.
El presidente de Aragón, Javier Lambán y el propietario del grupo Pini, Piero Pini, estrechan su mano, en Zaragoza.
José Miguel Marco

Setenta millones de euros de inversión, 1.610 empleados, 29.000 cerdos sacrificados al día y 55.000 metros cuadrados de instalaciones. Las cifras del matadero de porcino que el grupo italiano Pini construirá a 3 km de Binéfar, junto a la autovía A-22 (Huesca-Lérida), casi dan vértigo. Litera Meat, la promotora creada para llevar adelante el proyecto, calcula que además se generará un movimiento económico de 505 millones de euros en el primer año de su puesta en funcionamiento, y la previsión es alcanzar 1.260 millones en el 2023.

Con el régimen de actividad previsto en 2019, solo el coste de materiales básicos, es decir, los cerdos vivos que pasarán por el matadero (4 millones) representan 432 millones, y el de los salarios, 10,4 millones. A esto se sumarían los envases y embalajes (11,6), gasto en energía (8,7), servicios (2,6) o transporte (32). Para el 2023, los costes de producción se multiplican por 2,5, con una previsión de ventas de 1.365 millones.

Los detalles sobre cómo será esta gran industria de porcino, declarada por la DGA como ‘inversión de interés autonómico’, figuran en el proyecto, sometido desde el día 9 a exposición pública para su autorización ambiental, un trámite previo al inicio de las obras, que podrían arrancar antes del verano para abrir en 2019. Entre la documentación aportada hay también un análisis olfatométrico, otro de tráfico, la memoria de la planta depuradora o una valoración del impacto sobre las aguas superficiales.

El abastecimiento de materia prima está garantizado, según el proyecto, en una provincia que es una de las mayores productoras de porcino, con un 10% de la cabaña nacional. Curiosamente, su porcentaje de sacrificio es de apenas el 2%. "Es alrededor de la comarca de la Litera donde encontramos una gran concentración de explotaciones, por lo que la instalación permitirá la reducción de trayectos de los animales desde su lugar de engorde hasta el de sacrificio", indica.

En una primera fase, dará trabajo a 600 personas, pero cuando esté a pleno rendimiento alcanzará los 1.600 empleos directos. El cálculo de mano de obra se hace contando con dos turnos productivos durante 240 días al año. Habrá 120 trabajadores en oficinas y servicios administrativos, 170 operarios técnicos y de mantenimiento u 80 en los servicios de limpieza. Pero la que más empleo ocupará será la de despiece de los cerdos, con 800 personas en 10 líneas para trabajar diferentes cortes (jamón, carne de hueso, panceta, lomo…).

Ni Binéfar ni la comarca pueden cubrir esta oferta. El municipio tiene más de 800 empresas, la mayoría pymes familiares, pero también otras grandes, como el matadero Fribin. El paro es del 5%, y el 6% en toda la comarca de la Litera.

Empleo femenino

"La idea que tiene la empresa es desplazar a unos 200 trabajadores de sus plantas de Polonia, de manera que actúen como formadores", explicó el concejal de Desarrollo Sostenible, José María Isábal. Él confía en que buena parte sea empleo femenino, a diferencia de otros mataderos, pues además del despiece habrá secciones de productos envasados y fileteados destinados a superficies comerciales.

Funcionará 20 horas al día, con una capacidad de procesamiento de hasta 1.600 canales/hora. Sus 55.000 metros cuadrados albergarán, entre otras instalaciones, una zona de recepción y estabulación de ganado vivo, una línea de sacrificio, cámaras de mantenimiento para 24.000 canales, sala de despiece, una zona para envasado al vacío y otra para el troceado y envasado en formato para grandes superficies y 17 túneles de congelación.

Balsa y depuradora propias

Además de las 14 hectáreas donde se edificará el matadero, que contará con cuadras de estabulación de ganado y almacenes de materias primas y productos terminados, se ha reservado una parcela de 3 ha para la balsa de agua, que llegará por toma directa desde la acequia de Oriols, que a su vez se abastece del canal de Zaidín. Almacenará 150.000 m³.

El mayor problema ambiental son las aguas residuales, "tanto por los elevados volúmenes generados como por la carga contaminante". Por ello, está prevista la construcción de una depuradora propia, con una capacidad de tratamiento de 5.000 metros cúbicos diarios.

También se tienen en cuenta las afecciones del tráfico de camiones. La previsión en cuanto a vehículos de transporte de animales vivos es de 180 entradas y otras tantas salidas diarias, lo que da una estimación de 15 camiones por hora. A ellos se suman los de recogida de mercancías, con 200 entradas y 200 salidas diarias, una media de 16,7 a la hora. En total, se construirán 8 muelles de carga.

Mientras se tramitan las autorizaciones, ya se ha realizado la explanación de los terrenos. La inversión prevista solo en la construcción de la planta es de 59.167.808 euros, contando con la obra civil, las instalaciones y el equipamiento. Se ubicará en la partida de El Sosal. La modificación del PGOU para la recalificación de 17,78 hectáreas, de superficie agrícola de secano a suelo urbanizable de uso industrial, acaba de pasar el trámite de exposición pública y solo faltan los últimos informes, aunque el Ayuntamiento de Binéfar no podrá dar la licencia de obras hasta que Pini obtenga la autorización ambiental.

Etiquetas
Comentarios