Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El 53% de los municipios de Huesca no tienen sucursal bancaria al cerrar 119 oficinas en una década

La provincia ha perdido con la crisis un tercio de las 358 que había en 2008. Algunos pueblos mantienen el cajero automático y en otros el servicio se presta unos días a la semana

Algunas oficinas se han cerrado y solo permanece operativo el cajero
Algunas oficinas se han cerrado y solo permanece operativo el cajero
Verónica Lacasa

Más de la mitad de los municipios de la provincia de Huesca no cuentan con ninguna oficina bancaria operativa. Desde el inicio de la crisis, se han cerrado el 33% de las sucursales, pasando de 358 en diciembre de 2008 a las 239 actuales. Aún así, la provincia de Huesca sale mejor parada que la media española. En el país han desaparecido en una década el 38%. Pese a todo, las entidades bancarias aseguran que hacen un esfuerzo para mantenerse en las zonas rurales.

Según los datos facilitados por el Gobierno al diputado socialista Gonzalo Palacín, 114 municipios de la provincia «no contaban con ninguna oficina bancaria operativa» en diciembre de 2017, lo que representa el 53%.

El diputado en el Congreso por Huesca se interesó por el número de sucursales abiertas y su evolución en los últimos años. La crisis económica y sus efectos en el sistema financiero, asegura, ha llevado a un proceso de concentración que ha provocado muchos cierres y la perdida de empleo en el sector. Pero además, esto repercute de forma «severa» en municipios pequeños, con el consiguiente perjuicio para los usuarios, «que cada vez tienen más complicado el acceso a la banca por medios tradicionales».

Gonzalo Palacín, miembro de la comisión de investigación de la crisis del sistema financiero del Congreso, señala que «el sector va hacia la digitalización, pero hay una serie de personas que por formación, por edad o por otras circunstancias no pueden usar el móvil o el ordenador y tienen complicado el acceso a la banca». Y recuerda que «para cobrar una pensión tienes que tener una cuenta abierta».

Las entidades financieras reconocen que han tenido que cerrar oficinas en pueblos pequeños, pero «hemos intentado ser imaginativos para que sus habitantes no tuvieran una exclusión bancaria», asegura un directivo.

La provincia de Huesca no llega a las cifras de Castilla y León, donde el 77% de los municipios no tiene sucursal. De ahí, que entidades como Bankia, con una presencia importante en esa comunidad, haya recurrido a iniciativas como las oficinas móviles. Cinco autobuses dan servicio a 89 localidades de Segovia y 73 de Ávila.

En Aragón no se ha probado esto, pero una salida ha sido mantener sucursales abiertas unas horas a la semana. Un ejemplo es Ibercaja, presente a tiempo completo en 41 ciudades y pueblos de la provincia de Huesca y que a tiempo parcial atiende a otras 40. Según los datos facilitados por esta entidad, «hay 18 localidades donde somos los únicos que prestamos el servicio».

En algunos sitios no hay oficina, pero sí cajero automático. Concretamente ocurre en seis. Y en dos núcleos se presta la atención con personal desplazado, que atiende en el ayuntamiento u otro local. «En los tres últimos años no hemos cerrado ninguna oficina en lugares donde éramos los únicos», aclaran las mismas fuentes.

Bantierra, otra de las sociedades financieras con amplia presencia en el medio rural, ha pasado de estar en 91 poblaciones en 2007 a dar servicio en 72. Según el director de zona de la provincia de Huesca, Alejandro Lanuza, «no hay ninguna localidad de más de 500 habitantes en la que no estemos». Añade que se prescindió de algunas oficinas por su cercanía a municipios más grandes, donde se concentran los servicios comerciales, educativos y sanitarios.

En todo caso, en algunos pueblos, aunque no existan sucursales abiertas de lunes a viernes, «se va dos o 3 días a la semana, pensando sobre todo en la gente mayor». Y también en su caso hay lugares donde está operativo un cajero, aunque se haya cerrado la oficina, situación a la que tampoco son ajenas las ciudades.

En municipios con muy poca población, como Montanuy, llevan ya muchos años acostumbrados a no tener una sucursal. Su alcaldesa, Esther Cereza, explica que las más cercanas son las de Laspaúles y Pont de Suert (Lérida). «Aunque exista la banca ‘on line’ igual hay que sacar dinero», señala. El Ayuntamiento facilita un servicio de transporte a sus vecinos para que una vez a la semana puedan desplazarse a otras poblaciones cercanas de mayor tamaño, para hacer, entre otras, gestiones bancarias, pensando sobre todo en los mayores.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión