Huesca

Conmoción tras la muerte del joven monitor de esquí sepultado por un alud

Martín Royo Pérez esquiaba fuera de pistas cuando le alcanzó la avalancha. El riesgo de aludes en el Pirineo sigue siendo muy alto tras las últimas nevadas.

Así fue el accidente en Formigal
HA

El monitor que falleció este miércoles en Formigal sepultado por un alud esquiaba fuera de pistas cuando sufrió el accidente. Martín Royo Pérez, de 23 años, estaba familiarizado con la nieve, de la que había hecho su profesión, y con la estación, ya que vivía en el valle. Era vecino de Tramacastilla de Tena, una pequeña localidad donde la noticia de su muerte cayó como una losa.

La víctima trabajaba como monitor en la escuela de esquí del centro invernal. Fue la empresa de la estación, Aramón, la primera en dar la noticia. Según informó, a las 15.40, su personal fue alertados de un alud "en una zona fuera pistas" en el área de Tres Hombres. Inmediatamente se desplazaron hasta allí las emergencias de la estación. Asimismo, acudieron los grupos de la Guardia Civil de montaña de Panticosa y Jaca con perros de búsqueda en avalanchas.

Martín Royo fue localizado bajo la nieve en parada cardiorespiratoria y trasladado al centro médico, donde le esperaban servicios sanitarios del 061. "A pesar de los esfuerzos médicos y de la rápida actuación del personal de la estación, el esquiador ha fallecido", señaló Aramón.

Martín Royo esquiaba junto a unos amigos. Cuando llegó la Guardia Civil ya lo habían localizado y desenterrado y era asistido por personal médico, aunque los especialistas realizaron una comprobación en la zona de la avalancha, con ayuda de los perros, para asegurar que no había otra persona afectada. Los agentes dieron aviso al juez y se procedió al levantamiento del cadáver, que fue traslado a Jaca para la práctica de la autopsia.

El equipo de Panticosa ha instruido diligencias policiales y aunque la investigación determinará las circunstancias del suceso, la Guardia Civil confirmó que esquiaba "fuera de pistas".

Desde el 2016 no se producía un fallecimiento por un alud en el Pirineo aragonés. En el lado francés murieron tres esquiadores el pasado 16 de febrero en una zona fuera de pistas, y solo unos días antes perdió la vida otro.

Aramón y la escuela de esquí de Formigal lamentaron el suceso y transmitieron las condolencias a la familia. "Lo que más nos gusta, la nieve, se nos ha llevado a un compañero", lamentaron sus compañeros del centro docente. "Despedimos un día triste. Mañana no estaremos todos", escribió la estación de Formigal. En los mensajes de pésame en las redes sociales, sus conocidos, que lo llamaban ‘Martiñón’, lo definían como un monitor "conocedor y experimentado en la nieve y el terreno".

Martín Royo vivía en Tramacastilla con su hermano. Sus padres, médicos de profesión, trabajaban en Tarragona. El alcalde de la localidad, José Joaquín Pérez Ferrer, lamentó el suceso porque era una persona "muy conocida" tanto en el pueblo como en el valle. En verano solía trabajar con su hermano en el restaurante Labedan y en invierno era monitor en Formigal. No obstante, se formó en la escuela de esquí de Candanchú, donde también mostraron ayer sus condolencias.

Riesgo fuerte de avalanchas

El accidente se produjo en una jornada en la que el riesgo de aludes era de nivel 4 en una escala de 5. La Aemet informaba de que serían "muy probables los aludes de nieve reciente", que en cotas altas podían alcanzar un tamaño considerable. "Hay mucha nieve recién caída, sobre un manto ya inestable", comentó la nivóloga del centro Alurte de Canfranc, Rocío Hurtado. En los próximos días, la situación seguirá siendo delicada, señaló.

Con esta opinión coincide la Aemet. Para este viernes prevé acumulaciones de nieve reciente de entre 30 y 60 cm, que se sumarían a las de ayer. Por encima de unos 1.800 m, entre los dos días, los espesores podrían llegar a más de un metro. En esta situación, concluye la agencia estatal, "serán frecuentes los aludes de nieve reciente".

Etiquetas
Comentarios