Despliega el menú
Huesca

La abuelastra de Naiara se niega a declarar

Un informe la responsabiliza de recurrir al castigo y a la corrección física sobre sus nietas de forma habitual.

Un agente de la científica ante el piso donde se produjo el suceso.
Un informe pericial apunta que las primas de Naiara también sufrían maltrato en casa
Laura Zamboraín

La abuelastra de Naiara, la niña de 8 años muerta en Sabiñánigo el mes de julio de 2017 tras sufrir una brutal paliza a manos de su tío político, se acogió ante la instructora del caso a su derecho a no declarar, aunque matizó que lo haría "más adelante".

Así se pone de manifiesto en la grabación de la comparecencia de esta mujer, que muestra el momento en el que, tras el crimen, rechaza declarar ante las acusaciones y ante su propio abogado defensor.

La titular del Juzgado de Instrucción nº 1 de Jaca mantiene a la abuelastra como encausada por un presunto delito continuado de maltrato tras conocer que la niña podía ser víctima, asimismo, de la supuesta severidad con la que le trataba.

Una decisión, además, que se sustenta en un informe elaborado por dos psicólogas adscritas al Instituto de Medicinal Legal de Aragón (IMLA) sobre las dos primas menores de Naiara, nietas de la denunciada, cuya tutela le fue retirada tras el crimen.

La abuelastra había ejercido durante años la tutela de ambas niñas, tras marcharse su madre biológica de casa y desaparecer el padre del entorno familiar.

Aunque el presunto responsable directo del crimen es Iván P.P., de 33 años, que implicó a sus sobrinas de forma autoritaria en los hechos, las dos psicólogas responsabilizan de esa situación a la abuela, cuyo estilo parental, destacan en su informe, tendió de forma continua y habitual al autoritarismo con sus hijos y sus nietas.

"Al parecer -añade el documento- era estricta e inflexible en el establecimiento de las normas, recurriendo al castigo y a la corrección física".

Unos métodos disciplinarios, destacan las psicólogas, que las dos niñas, a las que encargaban labores "poco acordes" con su edad como tareas domésticas y cuidado de otros menores, tendían a minimizar y justificar debido a la "disponibilidad afectiva" que les mostraba, sin embargo, la abuela.

Etiquetas
Comentarios