Despliega el menú
Huesca

Tercer Milenio

Canfranero 2.0, el proyecto educativo que contagia de ilusión al Pirineo

Alumnos y profesores de varios ciclos formativos del IES San Alberto Magno de Sabiñánigo han ideado un proyecto de innovación que busca convertir a esta locomotora en un medio de difusión turística de los territorios que atraviesa usando las nuevas tecnologías.

Canfranero 2.0, el proyecto educativo que contagia de ilusión al Pirineo

En el Canfranero viajan personas, ilusiones y sueños. Los mismos que han aprovechado los alumnos y profesores de varios ciclos formativos del IES San Alberto Magno de Sabiñánigo para hacer realidad un innovador proyecto que se nutre de la esperanza y el recuerdo.

"Nos hace mucha ilusión este proyecto porque ha nacido aquí, pero contagia e ilusiona a todo el mundo. El Canfranero ha estado tan denostado durante años que la gente de la zona tiene ganas de revitalizarlo y de que realmente vayan en él viajeros, que se mueva y haya vagones… Además, si el proyecto da vida al tren, nosotros entendemos que da vida al territorio", defiende Pilar Álvarez, la directora del centro.

El proyecto, bautizado como 'Canfranero 2.0', pretende convertir a esta locomotora en un medio de difusión turística de los territorios que atraviesa usando para ello las nuevas tecnologías y el conocimiento de los alumnos de este centro educativo de Sabiñánigo.

Javier Fernández Lozano, profesor de Informática en el IES San Alberto Magno, cuenta que la idea surgió a raíz de implantar el curso pasado el Grado Medio de Sistemas Microinformáticos y Redes de la familia de FP de Informática y el Grado Superior de Animación Sociocultural y Turismo. "Queríamos que el proyecto juntara a los dos ciclos a través de actividades, y entonces se nos ocurrió la idea de meternos en el Canfranero. Para involucrar a ambos, pensamos en mezclar la difusión turística del patrimonio con las nuevas tecnologías, recurriendo a la realidad aumentada, la creación de una página web, redes sociales, etc.", explica Fernández Lozano, para quien la nostalgia e ilusión que arrastra consigo esta vieja locomotora ha dado un nuevo giro al proyecto consiguiendo involucrar a mucha más gente de la zona. "A raíz de presentar este vídeo nos dimos cuenta de que había que llamar a más gente. Involucrar a colegios de la zona, al conservatorio, a empresas como Renfe o al propio Ayuntamiento. Todo el mundo tiene ganas de ayudar y es lo que estamos aprovechando", afirma entusiasmado.

"Todo cabe en el tren"

Los propios alumnos del centro que participan en el proyecto aseguran que "todo cabe en el tren", y así es como una idea nacida en un instituto rural se convierte en una "espiral" que logra involucrar a todo aquel que conoce o ha oído hablar del Canfranero

"Estamos muy sorprendidos con la repercusión que ha tenido una iniciativa que sale de un centro educativo y de repente se extiende y todas las instituciones y colectivos se suman. Para nosotros es muy gratificante, porque una característica de nuestro instituto es que creemos en la escuela abierta y participativa para trabajar en comunidad y transformar el entorno en el que vivimos", añade Álvarez, la directora, quien subraya que llevar a cabo este proyecto es un "paradigma" de este sentimiento.

El 8 de febrero, hace 125 años, llegó la primera locomotora a Sabiñánigo. Aprovechando esa efeméride, los creadores del 'Canfranero 2.0' presentaron ese mismo día el proyecto en el Auditorio La colina de Sabiñánigo, acto organizado en colaboración con el ayuntamiento. Tras su inauguración, la iniciativa ha seguido sumando apoyos, desde alumnos de otros centros educativos de la comarca al propio consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, con quien se reunirán el próximo lunes. Además, este sábado, presentaron el proyecto en Barbastro, en el marco de un congreso de innovación educativa que se ha hecho eco de su buena acogida. "Este es un proyecto que empezamos poquito a poco, pero se nos ha montado aquí un tren al que hemos tenido que meter muchos vagones. Estamos sorprendidos de lo bien que va y de todo el potencial que le estamos descubriendo. Los propios estudiantes se asustan un poco porque también tenemos que dar la materia y hay alumnos de FP que se nos van ahora a hacer prácticas a las empresas, pero para eso estamos los profes coordinando y guiando un proyecto que entre todos ha quedado muy bonito", recalca orgulloso este maestro.

Realidad virtual, un 'mastrenchef', un 'scape room' y otros devenires del Canfranero 2.0

Mientras el proyecto sigue sumando adeptos y conquista a los más nostálgicos amantes del Pirineo, profesores y alumnos van poniendo en marcha nuevas actividades que contribuyan a "aprovechar el tren para hacer cosas" nuevas.

Así, los propios alumnos del IES San Alberto Magno han creado una app de realidad virtual que aprovecha los vídeos realizados por dos colegios de Sabiñánigo y los carteles que cuelgan de la estación de esta localidad para impulsar el turismo y promocionar los diferentes municipios que recorre la locomotora. "La idea es poner una foto asociada a la 'app' informática en la estación y que al viajero que pase por ella les salgan los niños de su localidad contando cosas del pueblo. De momento, lo hemos hecho en Sabiñánigo, con los alumnos de varios colegios presentando la localidad, pero la idea es hacerlo extensible a todos los pueblos por los que pasa el Canfranero", adelanta la directora, quien confirma que Ayerbe, Villanúa y Canfranc han mostrado ya su interés de hacerlo.

Otra actividad multidisciplinar que tienen prevista para el 27 de marzo es una clase de cocina que han bautizado con el nombre de 'Mastrenchef'. En ella participarán también alumnos del IES Biello Aragón, y habrá música entre raíles y cocina a bordo del tren, que realizará su trayecto habitual.

Por último, cuentan, se realizará también un 'tren scape', un juego de escape a bordo del Canfranero que en principio protagonizarán los propios alumnos del ciclo formativo. "Lo harán los de Animación Sociocultural e Informática, que colaborarán para desarrollarlo, y los propios alumnos serán los que lo lleven a cabo, pero lo podemos repetir para todos los que estén interesados", puntualiza la directora, que no puede ocultar su emoción por el proyecto. "Ilusiona un montón porque con cualquiera que hables del tema quiere colaborar y se contagia de este sentimiento. Lo mejor del Canfranero 2.0 es que ha servido para unir, y eso es algo que nos satisface a todos", concluye satisfecha.


Etiquetas
Comentarios