Despliega el menú
Huesca

Una niña oscense, entre los talentos musicales seleccionados por la Orquesta Sinfónica de Madrid

La flautista María Puig, con solo 11 años, participará en un proyecto formativo durante un fin de semana, que finalizará en un concierto en el Auditorio Nacional

La joven música oscense, María Puig.
Una niña oscense, entre los talentos musicales seleccionados por la Orquesta Sinfónica de Madrid

En el mismo escenario en el que vio actuar al francés Emmanuel Pahud, uno de los más afamados flautistas mundiales, estará ella en unos días. Y precisamente eso es una de las cosas que más ilusión le hace de la experiencia que vivirá en el Auditorio Nacional de Madrid, porque a sus 11 años, María Puig Díez ha sido una de las seleccionadas por la Orquesta Sinfónica de Madrid para formar parte de su proyecto 'Talentos'.

Gracias a ello, participará el próximo fin de semana junto a otras jóvenes promesas de la música a nivel nacional en un intenso programa de formación, que finalizará con en un concierto conjunto en el Auditorio Nacional de Madrid, el día 22 de febrero. En total, son unos 30 niños y adolescentes dedicados a la música y llegados desde todos los puntos de España, que actuarán de manera conjunta tras los días compartiendo clases y en ensayos.

“Estoy muy contenta, porque es una experiencia nueva para mí, de la que espero aprender mucho”, decía la pequeña, que será una de las benjaminas de la cita, ya que cursa 6º de Primaria en el colegio y 1º de enseñanza profesional en el conservatorio de Huesca.

Fue allí, en el centro oscense, junto a su profesora, Eva García, donde grabó el vídeo que le permitió ser una de las seleccionadas para el proyecto. Un vídeo que María pensó que “estaba bien, pero no sería suficiente”, al participar también otros compañeros del propio conservatorio de Huesca, de cursos superiores y gran nivel. “Los otros alumnos tenían incluso más recorrido, porque están en cursos superiores, y sus interpretaciones fueron mucho más largas. Pero habría algo de magia en la aportación de María, que con apenas cuatro minutos de grabación, les conquistó”, explica su profesora, que destaca la gran entrega de la alumna para la música y la total predisposición de su familia para incentivar y contribuir a su formación y desarrollo.

Será su madre, Nagai, la que le acompañará a Madrid, ya que la Orquesta Sinfónica se vuelca con la iniciativa y favorece que las familias participen junto a los niños en las actividades. Ya acudieron juntas el pasado mes de abrir al Festival Internacional de Flauta Travesera de Holanda, donde Ana Puig logró un valiosísimo segundo puesto, en el que era su primera participación en un concurso.

Ahora afrontará su segunda experiencia en una cita fuera del conservatorio, que según su profesora, al igual que el viaje a Holanda, puede ser muy enriquecedora para la formación de su pupila. “Intento que los chicos se apunten a todo tipo de actividades de este tipo, que se salen del ritmo habitual de las clases, ya no solo por sus capacidades de ganar o no, sino por lo enriquecedor que es para ellos conocer a otros profesores y a otros músicos”, apunta Eva García, notoriamente orgullosa de todos sus alumnos del aula de flauta travesera del conservatorio.

Etiquetas
Comentarios