Despliega el menú
Huesca

Un alud arrastra 100 metros a un esquiador de travesía en Plan

El rescate del herido fue complicado por el fuerte viento. El aire también obligó a efectuar a pie la evacuación de otros esquiador de travesía lesionado tras una caída en Panticosa.

Especialistas de la Guardia Civil de Montaña rescataron a un esquiador de travesía que había sido arrastrado por un alud de nieve en una ladera durante unos 100 metros. No llegó a quedar enterrado pero sufrió diversas lesiones. El accidente ocurrió este sábado en las Agujas de Lavasar, en la zona de Plan.

Hasta allí se desplazó el helicóptero de la Guardia Civil de Huesca, junto con un médico de 061 y personal del Greim de Boltaña. Después de localizar el lugar donde se encontraba el accidentado y sus acompañantes, una ladera con gran pendiente, los pilotos tuvieron que realizar una difícil maniobra para conseguir dejar a los especialistas, quienes, con ayuda de las personas que iban con el herido, consiguen introducir a este rápidamente en la aeronave. Fue necesario actuar con celeridad para evacuar al accidentado, ya que el viento reinante podía impedir su rescate por medios aéreos y retrasar todo el operativo de auxilio.

El esquiador, un vecino de Zaragoza de 48 años, sufría una lesión de tobillo, así como una herida en la ceja y un fuerte golpe en las costillas. Fue trasladado hasta el hospital San Jorge de Huesca.

El mismo sábado se efectuó otro rescate también complicado por las fuertes rachas de viento. En el barranco Tablato, en el termino municipal de Panticosa, un esquiador de travesía que descendía de los Ibones de Brazatos hacia el Balneario se había caído y se había lesionado un tobillo por lo que no podía continuar la marcha.

El aviso se recibió hacia las 13.30 y se activó al Ereim de Panticosa, la Unidad Aérea de Huesca y un médico de 061. El fuerte viento impidió que el helicóptero pudiera dejar a los especialistas donde se encontraba el accidentado. Los llevó hasta el lugar más próximo y desde allí, remontando a pie por la nieve con la camilla, los guardias llegaron hasta el lesionado.

Tras colocarlo en la camilla y con ayuda de un grupo de esquiadores que se encontraban por el lugar comenzaron el descenso por una fuerte pendiente nevada hasta el Balneario de Panticosa. Tuvieron que hacerlo andando porque la evacuación no podía llevarse a cabo con el helicóptero y se encontraban unos 400 metros de desnivel de la instalación turística. El accidentado, un vecino de Huesca de 31 años, fue trasladado por unos familiares en un vehículo particular hasta un centro médico.

Etiquetas
Comentarios