Despliega el menú
Huesca

El obispo Ángel Pérez defiende la creación de la Ruta del Románico para revitalizar el Alto Aragón

Así lo ha declarado en los desayunos coloquio que organiza la asociación de mujeres empresarias de la provincia de Huesca

Pérez, en los desayunos coloquio.
El obispo Ángel Pérez defiende la creación de la Ruta del Románico para revitalizar el Alto Aragón

El obispo de la diócesis Barbastro – Monzón ha sido el invitado este viernes en los desayunos coloquio que organiza la asociación de mujeres empresarias de la provincia de Huesca (AMEPH) y que de nuevo recalaron en el Gran Hotel Ciudad de Barbastro, con el patrocinio de Audi Huesca Import.

La presencia de un obispo en este foro económico pudo extrañar entre los 75 asistentes que acudieron a la cita (la mayoría sector empresarial y político pero también ciudadanos que quisieron escuchar al obispo). Pero monseñor Pérez pronto disipó las dudas al presentarse como un empresario que gestiona una de las diócesis más pequeñas de España, con mayor despoblación y envejecimiento de sus habitantes.

“Me niego a gestionar la ruina. Las cosas se pueden cambiar y hay que dar valor a las personas”, fue lo que pensó cuando hace tres años el Papa le encomendó ser el pastor de un obispado rural con 254 poblaciones y 100.004 habitantes. “Si tuviera un criterio de eficiencia me bastaría con centrarme en Fraga, Barbastro, Monzón, Binéfar, Graus y Aínsa, pero mis sacerdotes me dicen: Ángel hay que ir a los pueblos pequeños donde está la gente más mayor, más necesitada”, comentó el obispo que ha insistió durante su dinámica intervención en “poner a la persona en el centro y que el amor sea el motor”.

“Dios es aragonés; yo parto de esta convención y es por lo tanto constante, no cabezudo. Ante una realidad que no se puede esconder: somos menos, más viejos y menos relevantes socialmente, uno podría decir "el último que apague la Luz". Pero el activo en el que apuesto es una geografía espectacular, un patrimonio hermoso y un colectivo de personas con grandes talentos”, reiteró.

“Hay que trazar acciones conjuntas, trabajar como un equipo y conseguir que nuestros hijos no se marchen del Alto Aragón o los que se fueron puedan volver”, afirmó en la misma lína.

Para el prelado, el siglo XXI que nos ha tocado vivir es un “cambio de época donde nadie hace pie”. Frente a esta crisis de valores hay que acudir a los bienes refugio, como título a su charla. Unos bienes que son el talento de las personas, el patrimonio y la naturaleza privilegiada del Alto Aragón que para el obispo deben ser los pilares de la Ruta del Románico que con ahínco pretende crear para revitalizar los valles pirenaicos. Una ruta que ya tiene lo imagen, un románico crismón que se expone en el Museo Diocesano de Barbastro – Monzón.

“¿Eres una romántica? Quítale la ‘T’ y serás una románica y haremos que el Alto Aragón sea nuestro románico. Bienes con ‘b’, vienes con ‘v’. Ambos tienen sentido”, afirmó el obispo animando a los presentes a sumarse a esta iniciativa.

En cuanto a la tarea pastoral en un territorio de 7.000 m2, con baja demografía y un clero con edad media de 75 años, el prelado aboga por “poner en clave de Sol” a los laicos. “Hay que sonar como una orquesta. Tenemos director, Jesús; una partitura, la palabra de Dios, y tres familias de instrumentos: laicos, consagrados y ministros sacerdotales”.

Sobre el litigio de los bienes con  Lérida, recordó que tendió la mano al Obispado y al Consorcio del Museo Diocesano y Comarca de la ciudad del Segre para crear una Ruta del Románico conjunta entre los pueblos pirenaicos de ambas diócesis, pero ante la no devolución de los 113 bienes se ha visto obligado a acudir a los tribunales civiles para que hagan cumplir las sentencias vaticanas. En los próximos días anuncio que se interpondrá una demanda en el Juzgado de Barbastro.

Etiquetas
Comentarios