Huesca

Las comarcas de la Hoya, Somontano y Monegros tendrán siete nuevos parques eólicos

Cinco están impulsados por la misma empresa, Forestalia, y suponen una  inversión que alcanzará los 100 millones de euros.

Un parque eólico en Gurrea de Gállego.
Parque eólico que construye Villar Mir en el término de Gurrea de Gállego.
Rafael Gobantes

El sector de la energía eólica ha logrado reactivarse, lo que se deja notar en la provincia de Huesca, donde está prevista la creación de siete nuevos parques eólicos en las comarcas de la Hoya, Los Monegros y Somontano.

Del conjunto, cinco están impulsados por la misma empresa, Forestalia, de sello aragonés, y en total, supondrán una inversión de 100 millones de euros. De ellos, tres, que suman una potencia de 45 megavatios (MW), estarán ubicados entre las comarcas del Somontano y Los Monegros, ocupando terrenos de diferentes municipios, entre ellos, Sariñena, Castelflorite y Peralta de Alcofea.

El cuarto, de 15 MW, estará emplazado en el municipio de Gurrea de Gállego y el último, el mayor de todos ellos, de 48 MW, se ubicará en Almudévar. En este caso, está prevista la instalación de 15 aerogeneradores, que formarán el parque San Isidro. El alcalde del municipio, Antonio Labarta, se muestra "muy satisfecho" con la llegada de este nuevo proyecto. De hecho, una vez en marcha, las arcas municipales recibirán unos ingresos anuales de 80.000 euros, que, según explicó el primer edil, reforzarán "nuestra capacidad de inversión".

Ahora mismo, Almudévar ya cuenta con un parque eólico, denominado Saso Plano, que suma 49 aerogeneradores, que dejan 180.000 euros al año. En total, supone un 8% del presupuesto municipal, que asciende a 2,2 millones, lo que conlleva "una importante fuente de recursos, que solemos dedicar a la mejora y mantenimiento de los servicios", desde el asfaltado de calles hasta la renovación del alumbrado público o la rehabilitación de espacios, explica Labarta. También se destina al mantenimiento de servicios como la escuela infantil.

El proyecto, que supone una inversión de 48 millones de euros, uno por megavatio, se encuentra en una fase inicial, al igual que los cuatro anteriores, todos ellos derivados de la adjudicación de las últimas subastas públicas convocadas por el Ministerio de Industria, lo que, al mismo tiempo, obliga a que estén en funcionamiento antes del 31 de diciembre de 2019. Así, con el fin de cumplir los plazos, la obra civil tendrá lugar durante el segundo semestre de 2018 y en los cinco casos, será dirigida por el socio técnico de Forestalia, la empresa General Electric. Las últimas subastas marcan un suelo en el precio de venta del megavatio, lo que, entre otros aspectos, explica la reactivación del sector eólico.

Al margen del promovido por el grupo Forestalia, Gurrea de Gállego cuenta con otros dos parques en marcha. Uno de ellos está impulsado por Riegos del Alto Aragón y supondrá una inversión de 30 millones de euros; y otro, por Villar Mir Energía, que está previsto que entre en funcionamiento durante el primer semestre de 2018.

Además de estos tres nuevos proyectos, el municipio ya cuenta con otros tantos en marcha, que generan unos ingresos anuales de alrededor de 400.000 euros, entre el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), una cuarta parte del presupuesto municipal, que este ejercicio es de 1,6 millones.

Ampliación en Robres

Por otro lado, al margen de los nuevos proyectos, también está prevista la ampliación del parque eólico de Robres, que sumará tres nuevos aerogeneradores de dosmegavatios cada uno. La inversión, que está promovida por la empresa Eólica del Ebro, será de 5,5 millones de euros. Ahora mismo, la instalación cuenta con 13 aerogeneradores que suman una potencia de 24 megavatios. La ampliación ya estaba prevista desde el inicio y por lo tanto, está dentro de la capacidad del parque. La tramitación ya está muy avanzada y de cumplirse lo previsto, los trabajos de instalación tendrán lugar en 2018.

En Robres, el viento también es un importante recurso, dejando unos ingresos anuales de 90.000 euros, según detalla la alcaldesa del municipio, Olga Brosed. El dinero se destina cada año al mantenimiento de servicios así como al desarrollo de grandes proyectos, entre ellos, la creación de un gimnasio con piscina climatizada, que se construyó en 2014.

La población, con unos 600 habitantes, fue la primera localidad de la zona de Los Monegros en contar con un parque eólico.

Etiquetas
Comentarios