Despliega el menú
Huesca

Así será el cuartel general en el Sancho Ramírez

Defensa ultima oficilizar el traslado de los efectivos de la división Castillejos desde Madrid hasta Huesca el próximo año.

El Ejército de Tierra va a volver a Huesca por la puerta grande después de haber abandonado el cuartel de Sancho Ramírez el pasado mes de abril. De acoger a una compañía de Transportes, con 250 militares, va a pasar a albergar el cuartel general de la división Castillejos y su batallón, con "casi el doble" de los efectivos que tenían, aunque la cifra definitiva todavía está por cerrar y podría crecer, según fuentes militares. Esta decisión del Ministerio de Defensa supone reponer militares a una provincia que fue esquilmada con sus planes de reorganización con el cierre de cuarteles como Barbastro, Sabiñánigo y Huesca.

La Fuerza Terrestre del Ejército de Tierra se divide en dos divisiones (San Marcial, que está en Burgos, y Castillejos, actualmente en Madrid) para todo el país. La cúpula de esta división, bajo cuyo mando están las tres brigadas de elite de toda España (Rey Alfonso de la Legión en Andalucía, Almogávares de Paracaidistas en Madrid y Galicia VII Aerotransportable), acoge a un centenar de mandos en el cuartel general. El general de división Fernando García González-Valerio está al frente de la División Castillejos desde que fue nombrado en junio y es un altoaragonés (nació en Barbastro) que tiene un dilatada experiencia al haber estado destinado en dos misiones en Afganistán y otras en Mozambique, Kosovo y Bosnia.

El cuartel general que manda el general aragonés se encarga del planeamiento de las tropas, la inteligencia, la logística y el personal en las oficinas. Entre otras unidades incluye también un Estado Mayor, además de las funciones que le corresponden en relación con el mando y la preparación de las unidades. Asimismo, también se preparan para el empleo de unidades con el fin de constituir una organización apta para ser utilizada en la estructura operativa que se requiera.

El contacto con las brigadas es diario por videconferencia, si bien Huesca puede convertirse en un lugar de reuniones de unidades de todo el país. Si el Gobierno decide aportar efectivos a una misión en el extranjero y se elige una de sus brigadas polivalentes que están bajo su mando ese cuartel general dispone la planificación de ese contingente.

Ampliación de terrenos

El cuartel general cabría en el cuartel Sancho Ramírez, pero el traslado incluye el Batallón del cuartel general que dispone de más de 300 efectivos con las unidades de Transmisiones, Abastecimientos, Sanidad, Policía Militar e Inteligencia. Están bajo el mando de un teniente coronel y suponen la aportación de numerosos vehículos.

La inclusión del Batallón al cuartel general porque no pueden estar separados es lo que ha provocado que el Ministerio de Defensa solicitara al Ayuntamiento de Huesca la ampliación del cuartel de Sancho Ramírez con un espacio anexo de un total de 16 hectáreas para que quepan todos los efectivos trasladados.

El cambio de ubicación del cuartel de Madrid, situado en la avenida de Extremadura en la zona oeste, hasta la de Sancho Ramírez supone una movilidad poco frecuente en el Ejército de Tierra. De hecho, los actuales integrantes del cuartel general y el batallón Castillejos (nombre que tuvo una brigada de caballería en Zaragoza y desapareció con la reorganización del 1 de enero) pueden elegir el traslado a Huesca o quedarse en su actual destino en Madrid con prioridad frente a otras solicitudes.

Esta semana la División Castillejos no se encontraba en su cuartel de Madrid porque sus efectivos estaban de maniobras en Sevilla. Aunque entre ellos había una cierta inquietud por lo que supone el cambio de ciudad, el Ejército de Tierra oficializará la decisión adoptada en los próximos días y corroborará la noticia que publicó esta semana HERALDO. "Esto va hacia adelante", confirmó un alto mando conocedor de los detalles del futuro traslado desde Madrid a Huesca a lo largo del próximo año.

Etiquetas
Comentarios