Despliega el menú
Huesca

Otras formas de dormir en un iglú en el Pirineo sin ser un ranger

Construir un refugio en la nieve: desde una actividad de día en familia hasta la 'Mejor Experiencia Turística de Aragón'.

Esta semana se ha dado a conocer que el grupo Aramón abrirá un exclusivo hotel iglú en la estación de Formigal. Desde este invierno, serán cuatro las habitaciones en las que se podrá pasar la noche en plena montaña y a 1.800 metros de altura aunque, en realidad, estarán construidas a base de metal, madera y PVC.

Para dormir en un auténtico iglú, hecho a base de bloques de hielo e incluso levantado con tus propias manos, ya existen otras opciones en el Pirineo aragonés y no es preciso ser ni un ranger ni un Jesús Calleja. De hecho, una de ellas está considerada a día de hoy como la Mejor Experiencia Turística de Aragón, pues resultó la elegida en la primera edición de estos premios que empezó a otorgar a finales del año pasado el Gobierno de Aragón.

Se trata del pack 'Dormir en la nieve' que organiza el centro de actividades invernales Tena Park -en Tramacastilla de Tena- y consiste en una completa experiencia de dos días. En este caso, la empresa ofrece el traslado en 4x4 desde Tramacastilla hasta el valle de La Partacua, conducir de noche una moto de nieve o un trineo tirado por perros nórdicos (mushing), construir un iglú, cenar comida casera a base de productos típicos de Aragón en el refugio de pastores de Puerto Escarra, pasar la noche en la nieve, desayunar de nuevo en el refugio a casi 2.000 metros de altitud y volver a donde espera el 4x4 completando una ruta por el valle en las motos de nieve y a la luz del día.

Otras formas de dormir en un iglú en el Pirineo sin ser un ranger

Para participar, es imprescindible llevar buena ropa de abrigo y calzado impermeable pero la empresa se encarga de poner al guía de montaña titulado y de proporcionar el material necesario para la construcción del iglú, además del cocinero y la comida. De todas formas, también se trata de una actividad exclusiva y, como tal, los precios oscilan entre los 200 y los 350 euros por persona en función del tamaño del grupo y de si se opta por experimentar el mushing o la conducción de motos de nieve.

En familia o para expertos

Otras empresas del Pirineo ofrecen la posibilidad de aprender a construir iglús o refugios en la nieve a precios más asequibles, pero son pocas las que incluyen el pasar la noche en ellos. Tal y como explica Raquel Martos, guía de montaña y gerente de SoloMonte, no todo el mundo está preparado para vivir algo así: "Para dormir en la nieve te tiene que gustar mucho la montaña y el deporte y estar en buena condición física, porque si no el frío puede apoderarse de la situación", advierte. En sus paquetes de día para familias esta empresa ofrece la posibilidad de aprender a construir un iglú como colofón a una excursión con raquetas pero no el pasar el noche. Esa opción se la reservan para los adultos preparados que participan en sus rutas de varios días o en sus cursos de nivología. Todas estas experiencias en la nieve oscilan entre los 28 y los 68 euros por cabeza.

Tete Mozota, guía de montaña y responsable de TT Aventura, avisa de que construir un iglú de bloques "en condiciones, en el que poder vivir en él hasta una semana" puede llevar entre 6 y 8 horas de trabajo además de que, en este caso, es recomendable "que pase al menos un día" entre que se construye y se utiliza para que le de tiempo a congelarse. La empresa adapta su oferta a cada grupo y al perfil de sus componentes y por eso ofrece desde actividades de día de raquetas y construcción de iglús para familias hasta excursiones más largas y especializadas con noche en la nieve incluida.

Construcción de iglús con TT Aventura

En Pineta Experiencias también se puede aprender a elaborar cuevas de nieve o iglús como colofón a una excursión en familia con raquetas. La actividad completa, que dura entre tres y cuatro horas, cuesta 42 euros por cabeza.

Etiquetas
Comentarios