Despliega el menú
Huesca

El subfusil que disparó uno de los atracadores de Huesca al dueño de la armería es "letal"

Los peritos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional hallaron restos biológicos de los hermanos Ortiz Perea en el coche, en el arma y en algunos de los objetos recuperados tras el presunto secuestro de una mujer en Zaragoza y el posterior asalto a la armería

Cuarta sesión del juicio contra dos hermanos del clan Ortiz Perea en Huesca
Cuarta sesión del juicio contra dos hermanos del clan Ortiz Perea en Huesca
R. D. N.

Los expertos de la Policía Científica han confirmado este jueves que el subfusil Ceska Zbrojovka de calibre 7.65 milímetros que disparó uno de los atracadores de la armería Guara de Huesca a su propietario cuando este intentaba escapar es "letal". "El disparo no tiene por qué ser desde cerca ya que la bala sale a una velocidad de 250 metros por segundo y es totalmente letal", han manifestado los peritos de la Policía Nacional a preguntas del fiscal. Una de las balas le impactó al comerciante en la zona izquierda de la cadera y le salió por el lado derecho. Como consecuencia de las secuelas, está tramitando una incapacidad laboral.

La cuarta jornada del juicio contra dos hermanos del clan Ortiz Perea celebrada este jueves se ha centrado en las pruebas periciales. Otro experto de la Policía Nacional también ha asegurado durante la vista que el subfusil, recuperado a raíz de la detención de los dos acusados cuando estaban a punto de cometer un atraco en un banco de Valencia, funcionaba "perfectamente" y que está catalogado como un "arma de guerra" cuya tenencia está prohibida. Algunos testigos de asalto a la armería oyeron aquel día un sonido similar al de una traca de petardos, algo que, según este mismo experto, se puede corresponder con una ráfaga automática de disparos.

Además, peritos del departamento de Biología de la Guardia Civil también han ratificado en el juicio la existencia de restos de ADN de uno de los acusados, Pedro, en varios lugares del interior del vehículo (cinturón de seguridad del copiloto, asidero de la puerta, una toallita húmeda...) que presuntamente robaron a una mujer de Zaragoza después de secuestrarla cuando se dirigía al gimnasio y que posteriormente emplearon para dirigirse a Huesca y asaltar la armería. Su perfil genético también se halló en un fular encontrado dentro de la mochila que presuntamente se dejaron los atracadores tras el asalto a la armería y en otros objetos como unas gafas de sol, un cordón, unos auriculares y también un tapón de gasolina. En cuanto a los restos de ADN del otro acusado, Benito, se encontró también en el subfusil.

La Audiencia Provincial de Huesca celebrará este viernes la quinta y última sesión del juicio y será el momento de conocer si la Fiscalía mantiene o no sus conclusiones provisionales, en las que pidió penas que sumaban más de 70 años de prisión por presuntos delitos de tentativa de asesinato, dos robos con violencia, detención ilegal y tenencia ilícita de armas de guerra.

Etiquetas
Comentarios