Despliega el menú
Huesca

Una manada de jabalíes se cuela en la expedición del Bada Huesca

Pese a ser un tramo de autovía, los animales atraviesan con frecuencia varios tramos de la A-23.

“Al ser un autobús, la velocidad era reducida y eso nos permitió frenar a tiempo”, explica el capitán del equipo de balonmano Bada Huesca, Marco Mira, que iba de copiloto cuando el autobús de su equipo se encontró con una manada de jabalís en el medio de la autovía, que les obligó a frenar. El conjunto regresaba de León de madrugada, tras haber disputado un partido el pasado domingo, y para sorpresa de los jugadores y sobre todo, del conductor, se encontró este obstáculo casi al final de su camino, ya en el término municipal de Almudévar, a escasos kilómetros de la capital oscense. De hecho, los animales no reaccionaron durante unos minutos, lanzándose a correr por la misma calzada durante unos metros, para finalmente, cruzar la mediana e invadir el carril contrario. El propio capitán avisó rápidamente a los servicios de emergencias del 112, para alertar de su presencia y evitar así posibles accidentes.

La imagen, compartida en las redes sociales por algunos jugadores del conjunto, ha tenido casi más repercusión que el gran empate logrado por el Bada en la jornada, y es que no por peligrosa es poco habitual. De hecho, así ha quedado patente en los comentarios de la gente que transita por esa zona, y asegura haberse encontrado en bastantes ocasiones con algunos de estos animales, pese a que al ser una autovía se encuentra vallada.

También lo corrobora el personal de Protección Civil de la Hoya de Huesca, que con frecuencia reciben avisos de accidentes en el tramo de esta vía, la A-23, que comprende desde Gurrea hasta la capital oscense. “Las zonas más conflictivas son las que atraviesan barrancos, ya que son pasos naturales de los jabalíes y es frecuente que levanten las protecciones”, comenta Joaquín Abiol, coordinador de los servicios de Protección Civil en la zona.

La parte próxima al parque tecnológico Walqa es una de las que más choques con animales registra, al contar con un barranco que corta la autovía, al igual que entre Almudévar y San Jorge o ya en el término municipal de Gurrera, donde la vía está bordeada por campos de maíz, en los que los animales suelen ir a comer y hace más frecuente los movimientos de jabalíes por esa zona.

También en la zona la conocida como la Galocha, donde hace una década se produjo un accidente mortal en unas circunstancias similares a las que vivió el equipo de balonmano: a altas horas de la madrugada y con una manada muy numerosa. “La zona de paso es el puente que cruza la autovía, pero algunos se despistan y se meten en la calzada. Como son animales que siguen el rastro, hace que los que vayan detrás les sigan, provocando situaciones de mucho riesgo”, apunta Abiol, que señala también que las luces de los vehículos hacen que los animales se desorienten y no solo crucen la autovía, sino que transiten pro ella, como les ocurrió a los cuatro con los que se topó la expedición del Bada.

Extremar la atención y reducir la velocidad se convierten en las únicas recomendaciones posibles para evitar este tipo de accidentes, que superaron los 450 en el año 2016 en toda la provincia. “Por la noche es cuando los jabalíes se mueven, por lo que hay que tener más cuidado, especialmente los días de caza, ya que ellos se sienten invadidos y tienden a moverse más”, recomienda el coordinador de Protección Civil.

Etiquetas
Comentarios