Despliega el menú
Huesca

Cruz Blanca alerta del peligro de varios programas sociales

La entidad asegura que pueden desaparecer por la reducción hasta un 73% de las subvenciones que llegan del IRPF.

La Fundación Cruz Blanca celebra hoy una asamblea para comunicar a los usuarios que algunos de los programas de atención social que se llevan a cabo en Huesca pueden desaparecer en 2018 por la reducción de la subvenciones que recibe la organización. Un cambio en el criterio de reparto de estas ayudas, procedentes del IRPF y de las más importantes para las oenegés, implica un descenso de casi el 73%, un porcentaje "incompatible con el mantenimiento de los proyectos actualmente vigentes", señalaron ayer responsables de esta entidad.

Ana Laliena, coordinadora de la delegación de Cruz Blanca en Aragón, explicó que las aportaciones de los contribuyentes que en su declaración de renta marcan la ‘X Solidaria’ se gestionaban hasta ahora desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. "Pero este año, debido a un recurso que presentó Cataluña, esta gestión se ha transferido a las comunidades autónomas y la resolución, que en este momento es provisional, ha venido con una merma importante para Cruz Blanca", detalló.

La organización alerta de que las consecuencias en Aragón de este brutal descenso son evidentes: peligro para la atención de más de 4.000 usuarios y usuarias de los programas, pérdida de 16 puestos de trabajo, y dificultades para la labor de más de 300 voluntarios y voluntarias.

Desde Cruz Blanca consideran que Huesca en particular y Aragón en general "no se merecen este trato". "No puede existir explicación posible para que un cambio normativo tenga estas gravísimas consecuencias para las personas", añaden.

En Huesca, donde están la mayor parte de los programas que la fundación desarrolla en Aragón, esta disminución de ingresos afectará a programas como el supermercado del centro Hermano Isidoro, donde se atiende a 250 familias, dos viviendas de incorporación sociolaboral y el dispositivo de orientación laboral, entre otros. También incidirá en las plazas de la Casa Familiar de Cruz Blanca, donde además de las 80 concertadas con el Gobierno de Aragón, hay otras que se financian con subvenciones como las que llegan del IRPF.

Laliena indicó que la entidad ya se ha puesto en contacto con la Consejería de Ciudadanía y Derechos Sociales. "Como la resolución no es definitiva, nos han dicho que van a estudiarlo", comentó la coordinara de la delegación de Cruz Blanca en Aragón. "También hemos hablado con representantes de grupos políticos y queremos que nos reciba el presidente Lambán", añadió.

La organización entiende que los usuarios deben saber que a partir del 1 de enero de 2018 no van a recibir esa atención, "que completa la que ofrece la cobertura pública", dijo Laliena.

Etiquetas
Comentarios