Despliega el menú
Huesca

Doscientos ciclistas pedalean juntos para exigir carreteras más seguras y una reforma legal

La marcha reivindicativa, de 60 kilómetros, discurrió entre Huesca y Loarre, una de las rutas más frecuentadas.

Uno de los pelotones que ayer hizo el recorrido de 60 kilómetros.
Uno de los pelotones que ayer hizo el recorrido de 60 kilómetros.
Verónica Lacasa

Más de 200 ciclistas salieron ayer a la carretera para reclamar mayor protección y cambios legislativos que endurezcan las penas por los atropellos. La I Marcha Cicloturista por la Seguridad Vial, que organizaron la Diputación de Huesca y el Club Ciclista Oscense, discurrió por una de las rutas más frecuentadas, la primera donde se instalarán señales específicas en las que se advierte a los conductores de la presencia de bicicletas.

La marcha partió de Huesca a las 9.00 y se dirigió por la carretera A-132 hasta Ayerbe, donde les esperaba un tentempié coincidiendo con la celebración de la Feria de Alternativas Rurales del Prepirineo. Continuó en dirección a Loarre por la A-1206 hasta Bolea para después dirigirse a Banastás y desde aquí a Yéqueda, punto en el que se unieron unas 40 personas, para encarar el regreso a Huesca. En total, 60 kilómetros que se hicieron más llevaderos gracias a la mañana soleada, e incluso calurosa. La participación se había limitado para evitar problemas en la carretera, muy frecuentada al ser una vía que resulta atractiva por su trazado sinuoso y con desniveles.

Entre los participantes había ciclistas de diferentes puntos de la provincia. También procedían de Zaragoza, e incluso llegaron de Granada y Vitoria. Jorge Beltrán se desplazó desde Zuera con un compañero. "Somos guardias civiles y estamos muy mentalizados con el tema de los accidentes y los atropellos en carretera, y por eso hemos decidido sumarnos a esta causa", explicó. En la provincia de Huesca se han contabiliza este año más de 30 accidentes, con un fallecido por atropello, cinco heridos graves y 23 leves.

Jorge Beltrán no obvió que muchos ciclistas "van a su aire, sin darse cuenta de que siempre tienen las de perder", por ejemplo, "saltándose los semáforos en rojo cuando no viene nadie". Por parte de los automovilistas, uno de los principales problemas, dijo, es la distancia de seguridad del metro y medio. Él se mostró partidario de la reforma del Código Penal, "porque no puede ser una eximente que un conductor vaya drogado o bebido, tendría que ser al revés".

Ballesteros leyó el manifiesto

En el punto de salida, Diego Ballesteros, que pedalea en una bicicleta impulsada por las manos desde que en 2010 lo atropelló un coche en Estados Unidos, leyó el manifiesto. En él se reivindican cambios legislativos para pedir más protección en la práctica del ciclismo, elevando las penas en las infracciones graves por conducción temeraria (bajo los efectos del alcohol y drogas) o estableciendo como delito la no prestación de auxilio en caso de accidente.

La segunda demanda se refiere a un plan nacional de la bicicleta que los tenga en cuenta a la hora de construir o reformar las carreteras y ponga más énfasis en la educación vial. Por último, reclaman la aplicación estricta del reglamento: realizar campañas de control y sanciones de las infracciones en los adelantamientos, respetar el metro y medio salvavidas, divulgar las normas y las novedades legales, considerar al grupo ciclista como un mismo convoy en las rotondas y la posibilidad de circular en paralelo.

"El recorrido ha sido en distintos pelotones pero estábamos unidos por una causa solidaria. Es una jornada maravillosa para repetir y que cada vez haya más afluencia de gente", dijo Ballesteros, partidario de la creación de vías pacificadas para reducir los accidentes. "Pacificar es el futuro", apostilló.

"Compartimos un espacio, que es la carretera, y no por ser la bicicleta la más débil, la que tiene el parachoques más endeble, tenemos que menospreciarla, sino todo lo contrario", declaró el diputado Francisco Mateo, que dio la salida junto al alcalde de Huesca, Luis Felipe; el presidente y vicepresidente del Club Ciclista Oscense, Miguel Bergua y José Manuel Ballarín; el máximo responsable de la Federación Aragonesa de Ciclismo, Luis Marquina; y el director provincial de Tráfico, Andrés Fernández del Río.

Este destacó la necesidad de insistir "en la concienciación de los automovilistas, en el sentido de que los ciclistas son un usuario más de la carretera". También habló del "desconocimiento" de muchos conductores respecto al adelantamiento en línea continua y el metro y medio de distancia de seguridad.

Tendrá continuidad

El presidente del Club Cilista Oscense se mostró satisfecho porque el objetivo de la marcha era "sembrar" para repetirla en años sucesivos y que se sigan escuchando las inquietudes del colectivo. "Se ha ido en grupos cumpliendo la reglamentación", afirmó Miguel Bergua, y sobre todo destacó el buen ambiente vivido a la llegada a la localidad de Ayerbe, donde el Ayuntamiento los invitó a un almuerzo. El club se felicitó por el éxito y la ausencia de incidencias durante la marcha. "Hemos respetado las normas de tráfico, porque de nada sirve pedir respeto si no lo hacemos nosotros", señaló el vicepresidente, José Manuel Ballarín.

Etiquetas
Comentarios