Huesca
Suscríbete por 1€

Huesca reforzará la seguridad de la zona peatonal con más maceteros y bolardos

Tras los atentados de Barcelona y Cambrils hacen falta más medidas preventivas.

En los accesos al mercadillo de Ramón y Cajal se colocarán bloques de homigón en vez de vallas.
En los accesos al mercadillo de Ramón y Cajal se colocarán bloques de homigón en vez de vallas.
J. Broto

Maceteros, bolardos y bloques de hormigón. Son los elementos que utilizará el Ayuntamiento de Huesca para proteger las zonas peatonales donde se concentran gran cantidad de personas de un hipotético atentado terrorista mediante el método del atropello masivo. Estas barreras se colocarán en breve en el Coso, la plaza López Allué, la calle Alcoraz y el paseo Ramón y Cajal, recorridos en los que un vehículo puede coger gran velocidad.

Estas actuaciones se realizarán  a raíz del oficio remitido por la Secretaría de Estado de Seguridad a la Policía Local tras los atentados de Barcelona y Cambrils, que costaron la vida a 16 personas. Ya después del suceso de Niza, en julio del año pasado, se establecieron en toda España medidas de seguridad pasiva en acontecimientos de gran afluencia, como cabalgatas y competiciones deportivas, pero ahora debe reforzarse.

La Policía Local de Huesca ha analizado la red viaria de la ciudad y ha determinado "implantar diversas medidas para prevenir, impedir y minorizar las consecuencias de un ataque terrorista como los últimos producidos", indicó la concejala de Seguridad Ciudadana, Teresa Sas. "Se trata de instalar barreras que impidan a un vehículo coger velocidad y avanzar", añadió.

En muchos puntos de las zonas que se han considerado "sensibles" ya existen elementos para el propio control de acceso de vehículos como maceteros y pivotes. Según indicó la edil, "no se trata de llenar la zona peatonal de bolardos, lo que haría inviable el acceso, sino de reforzar la seguridad". Así, en los cruces del Coso con las calles Moya y San Lorenzo se colocarán pivotes que funcionarán en horarios de máxima presencia de personas y en la plaza López Allué se activará el que hay hace años.

Estos cambios son de máxima prioridad y se verán en unos días. En este momento, el área de Intervención calcula los costes y la de Urbanismo diseña unos ‘maceteros-banco’ que tengan utilidad. "Estos elementos se colocarán a determinada distancia para que los vehículos que pasen por allí tengan que hacer zig- zag, lo que limita la velocidad", explicó Sas. En otros puntos de la zona peatonal se instalarán bolardos nuevos de llave, como el que hay entre Porches de Galicia y plaza Navarra.

Mercadillo y agua

En la calzada central del paseo Ramón y Cajal, donde los sábados se celebra el mercadillo, la protección se establecerá sustituyendo las vallas que se ponen en la plaza Santo Domingo y en los accesos desde las calles Camila Gracia y José Mª Lacasa por bloques de hormigón como los colocados junto a los pasos de peatones para la visibilidad.

Asimismo, corresponde al Ayuntamiento de Huesca reforzar las medidas de seguridad en las instalaciones de captación, almacenamiento y distribución de agua potable en Huesca (Vadiello, San Julián de Banzo, las Paulesas, Valdabra y los barrios rurales), infraestructuras críticas que deben protegerse.

El SIMU, sistema de telegestión municipal de la red de abastecimiento, se revisará de acuerdo con el Esquema Nacional de Seguridad (ENS) y junto a los sensores de cloro y turbidez existentes se instalarán otros para detectar sustancias contaminantes.  En todos los almacenamientos de agua se reforzarán los vallados y  se establecerá un control de acceso para "saber al segundo qué trabajadores, personal de las contratas u otros están ahí", dijo Sas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión