Huesca
Suscríbete por 1€

Haga usted mismo su bóveda de tierra

Ayerbe acogió un taller de técnicas constructivas tradicionales.

Los antiguos lavaderos de Ayerbe ya cuentan con dos bóvedas para protegerlos.
Los antiguos lavaderos de Ayerbe ya cuentan con dos bóvedas para protegerlos.
Facebook de Ayerbe

Los antiguos lavaderos de Ayerbe, en la fuente D’os tres caños, cuenta desde hace unas semanas con dos bóvedas que lo protegen. Estas nuevas techumbres se han elaborado sin cimbra, a través de las técnicas constructivas tradicionales, y son el resultado de un taller impartido por el arquitecto mexicano Ramón Aguirre Morales, especialista en este tipo de trabajos. Su llamada fue recogida por hasta 30 participantes, llegados de todo el mundo, que decidieron pasar tres días en Ayerbe con el fin de aprender sobre métodos tradicionales, continuando más tarde en la localidad palentina de Astudillo, donde se llevó a cabo la segunda parte del taller con una actuación a los pies de su castillo.

La arquitecta afincada en Ayerbe Ángels Castellarnau fue, junto a la también arquitecta Pilar Díez, la impulsora de esta actividad, de métodos y dinámica bastante novedosas, y que sirve también para la recuperación del patrimonio de la localidad. “Se trataba de reforzar los conocimientos sobre las técnicas constructivas tradicionales, que tienen bajo impacto ambiental”, explica Castellarnau, especialista en la construcción con tierra y la reintroducción de estas técnicas. Como organizadora, destaca la variedad de perfiles entre los 30 participantes. “Había arquitectos, constructores… profesionales de diferentes tipos, con el fin de eliminar todo tipo de jerarquía durante el trabajo, que ha sido muy participativo”, puntualiza, y sitúa su procedencia tanto en España –principalmente comunidades del norte-,  como otros países, en concreto Francia e Italia.

El taller constaba de dos sesiones teóricas sobre estas técnicas de bóvedas y de construcción con tierra, a partir de los estudios realizado por Ramón Aguirre en su país natal. Después tocó poner en práctica esa primera aproximación a la forma, la técnica o el material en el lugar seleccionado, donde esperaban dos simples estructura de madera sobre las que tomarían cuerpo las dos construcciones. “La gran particularidad de este curso es que se aplican los conocimientos a un caso real, ya que normalmente se trabaja con maquetas. En este caso, se ponen en práctica las técnicas con un resultado visible”, comenta Castellarnau.

La idea de poner en marcha esta iniciativa llegó del propio trabajo de la arquitecta para la recuperación de las técnicas tradicionales, que desempeña en su estudio Edra Km 0. “Vemos que llevar a cabo su promoción de manera solamente académica no llega a los agentes implicados, por lo que es necesario impulsar una manera más colaborativa y práctica”, comenta Castellarnau sobre la semilla de este taller impartido en dos localizaciones, aprovechando también la gran cantidad de técnicas tradicionales que se desarrollaban en el pasado en la localidad altoaragonesa y en prácticamente toda la provincia.

De hecho, quedan muy pocos profesionales que sepan llevar a cabo este tipo de bóvedas sin cimbra o bóveda mudéjar, pese a ser una de las formas más simples de cubrir espacios ahorrando en medios y también en madera. Aunque sí precisa un dominio de la forma y la geometría, como han podido comprobar los participantes en el curso celebrado en Ayerbe.

El Ayuntamiento de la localidad acogió muy positivamente la iniciativa, ya que ha servido para impulsar un punto como el lavadero, próximo al núcleo. También colaboraron en el proyecto la Diputación Provincial de Huesca, la comarca de la Hoya y el grupo de acción local Adesho.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión