Huesca
Suscríbete por 1€

El salto de Bierge pasa de recibir 2.000 bañistas al día a 15.000 en dos meses tras su regulación

El Ayuntamiento dice que la limitación del aforo a 250 personas y el pago de 2 euros han sido un éxito. De los 30 autobuses de Cataluña que se juntaban un fin de semana, este año solo han llegado cuatro.

Varias decenas de bañistas disfrutaron ayer de la piscina natural.
El salto de Bierge pasa de recibir 2.000 bañistas al día a 15.000 en dos meses tras su regulación
Rafael Gobantes

Las restricciones aplicadas este verano para acceder al salto de Bierge, una de las piscinas naturales más masificadas de Aragón, han dado el resultado esperado. Se ha conseguido evitar la masificación en la desembocadura del río Alcanadre, han desaparecido de la carretera las largas colas de autobuses, se ha reducido considerablemente la basura esparcida por el entorno de esta presa y casi no ha habido sanciones. Según las estimaciones del Ayuntamiento de Bierge, cuando termine agosto habrán pasado por el salto 15.000 bañistas en dos meses, cuando solo el 15 de agosto del pasado año se pudieron ver a casi 2.000 personas.

El Consistorio da por buenas las medidas adoptadas (limitarlo a 220 bañistas y 30 barranquistas diarios, cobrar una entrada de 2 euros a partir de los 6 años, vallar los accesos, colocar un torno y aumentar la vigilancia) y las considera un "éxito".

No obstante, piensan que todavía quedan aspectos que se pueden mejorar como seguir invirtiendo en la dotación de infraestructuras y también conciliar las críticas de las empresas de turismo activo y la Federación Aragonesa de Montaña, que reivindican el derecho de paso de barranquistas por la zona de servidumbre del río. "En principio estamos contentos con la regulación del salto. Se ha conseguido mantener un control con un máximo de 250 personas y el objetivo se ha cumplido", resume el teniente de alcalde, César Sánchez.

La recaudación, para mejoras

Además, todo lo recaudado con la entrada de 2 euros se invertirá en seguir mejorando las infraestructuras, atendiendo a las sugerencias de los visitantes. Las principales actuaciones son crear un puente o pasarela para poder cruzar el río y llegar hasta la zona de playa. También se van a mejorar los accesos y los servicios de baño para cambiar los actuales de plástico por unos de obra.

Las medidas se han acatado en la mayoría de los casos con aceptación por parte de los bañistas, que entendían que se cobrara una especie de ‘tasa ecológica’ para mantener este privilegiado espacio natural. Sin embargo, también ha habido usuarios que no han estado en absoluto de acuerdo con tener que pagar para acceder a una zona de río y han optado por darse la vuelta. Otros se han trasladado a las piscinas de Bierge o a las de otras localidades. Todo esto ha provocado, como apunta la presidenta de la Asociación de Empresarios de la Sierra de Guara, Laura Ventura, una "dispersión" de los visitantes entre otras zonas del territorio que habrán tenido bañistas "rebotados" del salto.

No obstante, desde el Ayuntamiento de Bierge recalcan que el 90% de los visitantes han valorado positivamente poder entrar y estar tranquilos "sin masificación ni basuras". "En otros momentos había música y demasiada gente y ahora están contentos porque por 2 euros han estado muy a gusto", señala César Sánchez.

Los principales problemas se han generado los domingos, el día con mayor presencia de bañistas llegados de comunidades vecinas. En este caso, los controladores han tenido que informar a los visitantes que una vez completado el aforo solo les quedaba la opción de esperar a que hubiera espacio libre. "Unos lo han entendido y otros se han marchado enfadados", reconocen.

La campaña de comunicación en agencias turísticas catalanas que emprendió la Comarca del Somontano para informarles de que este verano a los pies de la presa no se podía llegar con bus ha surgido efecto. De los 30 autocares que desembarcaron un fin de semana del pasado verano, este año solo han sido cuatro los que han llegado desde Cataluña y ninguno de ellos ha optado por quedarse al tener que estacionar a dos kilómetros de la presa.

Solo dos sanciones por fuego

Desde el Consistorio también destacan el trabajo de la Guardia Civil y de los agentes de protección de la naturaleza, especialmente los fines de semana. La Benemérita solo ha sancionado a dos personas por hacer fuego. El resto de intervenciones han sido recomendaciones a los bañistas.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Bierge se muestra partidario de volver a sentarse con los montañeros, empresarios y los guías de barrancos para estudiar de nuevo la normativa que regula el acceso al baño. Estas medidas se analizarán en profundidad una vez que termine la temporada de baño, el 17 de septiembre, para que puedan estar ya aplicadas el próximo verano.

Desde la Asociación de Empresarios de la Sierra de Guara el balance de la limitación es positivo: "Es una medida nueva y hemos tenido resultados diferentes, aunque hay aspectos a mejorar", afirma Laura Ventura, quien insiste en que se debe pulir la normativa sobre todo en lo relacionado a los bañistas, y las pulseras que se colocan a los que acceden y que "aparecen por todos lados". La presidenta de los empresarios de Guara también lamenta que no se hayan recogido datos de la procedencia de los bañistas que hubieran sido de interés para adoptar acciones futuras.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión