Despliega el menú
Huesca

Azanuy inaugura la nueva Casa Consistorial tras 24 años de espera

Las anteriores oficinas se habían quedado pequeñas. La última fase se ha acometido con una ayuda de la DPH.

Prácticamente todos los vecinos de este pequeño pueblo asistieron a la inauguración.
Azanuy inaugura la nueva Casa Consistorial tras 24 años de espera
Concha Silván

La casi totalidad de vecinos de Azanuy pasaron ayer por la nueva Casa Consistorial, que fue inaugurada con una jornada de puertas abiertas. Veinticuatro años llevaban esperando poder poner en servicio el nuevo edificio municipal, levantado sobre las ruinas del anterior. Mientras tanto, se han tenido que conformar con unas escuetas oficinas en la misma plaza, junto a las dependencias del colegio, en las que apenas podían cubrir sus necesidades mínimas.

Enrique Blanc, alcalde de Azanuy, exclamaba un "¡Por fin, lo hemos conseguido!" poco antes de abrir las puertas a los vecinos para que pudieran ver las nuevas instalaciones, más amplias, modernas y confortables. Incluyen una recepción, dos despachos, el archivo y los servicios. "Solo hemos acabado la planta de calle, ahora falta la primera planta y el sótano, pero, al menos, podemos dar el servicio a los vecinos", explicaba el alcalde. Las nuevas oficinas comenzarán a dar servicio el próximo martes, "porque hemos tenido que hacer el traslado y, sobre todo el archivo, ha costado", señaló Blanc. De todas maneras, la corporación ya celebró un pleno en las nuevas oficinas el pasado martes, porque la sala que venían utilizando estaba totalmente llena de documentación.

La sexta fase de esta obra, como indica Enrique Blanc, se ha acometido con una subvención de la DPH de 50.000 euros,de los que un 20 por ciento lo ha tenido que poner el ayuntamiento, que se han sumado a diversas cantidades recibidas del Gobierno de Aragón y de la DPH. Blanc aclara que esta obra "es un premio a la constancia de los distintos alcaldes de Azanuy en los últimos 24 años", aunque haya sido él quien ha estado al frente del penúltimo empujón, ya que no quieren dejarlo aquí, sino que continuarán solicitando financiación para poder terminar su casa consistorial. "Resulta que tenemos 178 habitantes, uno más que en 2001, lo que no está mal con lo que ahora se está hablando de despoblación en el ámbito rural”, matiza el alcalde.

Los problemas del edificio comenzaron en 1992, cuando el concejo solicitó ayuda para remodelar el edificio consistorial. Sin embargo, no fue hasta 2008 que llegó la primera subvención, 28.151 euros para las obras de derribo. En ejercicios sucesivos -2009, 2010 y 2011- llegaron más ayudas, hasta 210.000 euros, que permitieron levantar la estructura del nuevo edificio y cerrarla. Blanc cuenta que en 2012 se acabaron las subvenciones y el nuevo ayuntamiento quedó paralizado, a falta de los revestimientos e instalaciones interiores, como suelos, electricidad o agua. En 2013 recibieron 15.000 euros del Gobierno de Aragón que sirvieron para acometer el embaldosado de los suelos y las escaleras, así como el alicatado de un baño, pero estas obras no fueron suficientes para poder volver a dar los servicios administrativos municipales en el nuevo edificio.

A la sencilla ceremonia de inauguración asistieron varios representantes del PAR (la senadora Belén Ibarz, los diputados provinciales Joaquín Serrano y Javier Betorz, y el diputado autonómico Jesús Guerrero). Tras la visita, vecinos e invitados compartieron un vermú en la plaza.

Etiquetas
Comentarios