Despliega el menú
Huesca

El homenaje de un joven zaragozano a las víctimas de Biescas, relato vencedor del certamen del Ayuntamiento de Huesca

Guillermo Borao ha sido el ganador de la tercera edición del concurso.

Guillermo Borao
Guillermo Borao

El título del concurso era 'Huesca, Leyenda Viva', pero el relato que presentó Guillermo Borao y que le sirvió para alzarse con el primer premio tenía poco de leyenda. Este joven escritor zaragozano eligió un hecho real para inspirarse, el de la tragedia que hace ahora 21 años sacudió Biescas y que en su caso vivió de cerca, al tener sus padres una casa en la localidad altoaragonesa. “Era pequeño, tenía 6 años, pero tengo recuerdos de aquella tarde, ya que mi familia materna sí estuvo presente en la riada”, explica Borao, que ha querido así rendir “un pequeño homenaje a las personas que perdieron a algún ser querido por culpa del temporal y jamás lo olvidarán".

Con las referencias que tiene de aquellos que lo vivieron de cerca, escribió 'La Lluvia', en el que se pone en la piel de una pequeña alojada en el camping, que desde su visión de niña relata como se suceden los trágicos hechos, en los que pierde a su madre. “Al ser un relato breve he optado por darle ese enfoque infantil, de léxico sencillo”, puntualiza el autor, que pese a la poca extensión de la obra, consigue impactar al lector.

“Había leído los ganadores de las ediciones anteriores, y la verdad es que tienen poco que ver con mi relato, aunque eso ya depende el estilo de cada autor, porque las bases establecían solo que tenía que desarrollarse en Huesca o su provincia”, añade Borao, que se presentó con el seudónimo de Miguel Lora al certamen, organizado por el Ayuntamiento de Huesca y el portal literario relatos366.com dentro de la programación estival 'La Campana de Huesca. Un verano de leyenda'.

A sus 26 años, ultima su primera novela que espera pueda ver la luz en marzo, mientras acumula numerosos premios de concursos de relatos a nivel nacional, al que ahora se suma el del consistorio oscense. Lo recibirá el próximo viernes 4, y consiste en 1.000 euros y una estancia de dos días en la ciudad para dos personas, que incluye una visita guiada y una excursión por el entorno de la capital oscense, además de un lote de productos típicos de Huesca.

En esta tercera edición, el certamen ha recibido 312 originales de relatos. Una cifra que la organización valora muy positivamente, ya que supone un gran incremento respecto al año anterior, cuando fueron 191 las presentadas a concurso. De los participantes, 264 proceden de España, principalmente de Madrid, Aragón, Andalucía, Cataluña y Valencia. Entre las obras llegadas del exterior, procedían de países como México, Colombia, Cuba o Argentina y Venezuela.

LA LLUVIA

Antes le pedía a mamá que me trajera la lluvia. Me gustaba correr alrededor de las pozas, chipiada, con el olor de los pinos mezclado con el de mis trenzas. Se lo pedí también el día que acampamos en esa montaña. Era por la tarde, se avecinaba un chaparrón y me fui a jugar entre los árboles. Mamá me gritó que no me alejara; luego, que volviera. Yo la oía entre las ramas del bosque húmedo, con el agua cayendo entre las hojas sedientas del verano. Cuando me di cuenta, el río bebía de la tierra y las piedras rodaban y yo flotaba, yendo ladera abajo sin poder agarrarme a ningún tronco.

Aparecí en un pueblo horas después. Me dijeron que mi madre había salido a buscarme. De eso ya han pasado muchos años y ella aún sigue fuera. Hoy hay nubes grises. Ahora, cada vez que el cielo se pone de este color tan apagado, como en aquel agosto en Biescas, le pido a la lluvia que me traiga a mamá.

Etiquetas
Comentarios