Despliega el menú
Huesca

Moción de censura por la guerra del agua en Olvena

La alcaldesa del PP será relevada por su compañero de partido con el apoyo del concejal socialista. La escasez de agua está en el origen del conflicto político.

El Ayuntamiento de Olvena tendrá nuevo alcalde tras la moción de censura que se presentará el 11 de agosto a las 12.00, aunque la alcaldía seguirá en manos del PP. El relevo de la primera edil, Sabina Gudel, por su compañero de partido y anterior alcalde, Manuel Martínez, con el apoyo del concejal del PSOE Jose María Rami (solo hay tres representantes municipales), tiene su origen en un conflicto por el agua de boca.

La población, ubicada entre dos ríos (el Cinca y el Ésera), tiene problemas de suministro al haber pasado de contar con una concesión de la CHE de 8 litros por segundo a 0,53 litros, según denuncia Martínez. Una cantidad insuficiente para una población de menos de 50 habitantes censados pero que en verano se duplica. A ello hay que unir una granja de 6.000 cerdos.

La alcaldesa denunció ante la CHE que algunos vecinos utilizaban el agua de boca para regar sus fincas, concretamente campos de almendros, algunos propiedad del edil socialista, como explica Gudel. El organismo de cuenca sancionó al Ayuntamiento por hacer uso inapropiado del agua con 1.000 euros. Con la Guardia Civil, la secretaria y un fontanero se precintaron tres contadores usados para el riego. Y quedan pendientes dos tan pronto como llegue la orden judicial. También hay restricciones de agua desde las 23.00 a las 8.00.

"Yo no he reducido el agua, lo que pasa es que el anterior alcalde dio unas concesiones irregulares para regar al concejal del PSOE, los que me quieren echar ahora. Ellos saben que hemos tratado de buscar soluciones de manera legal y que se les avisó de que no podían regar ante la escasez", asegura la actual alcaldesa.

En los últimos dos veranos, según Gudel, "hemos bombeado más de la cuenta para beneficiar a estas personas por el bien común mientras buscábamos soluciones. Pero ellos no han buscado solución y la CHE nos hizo instalar un contador volumétrico. Yo ya les avisé de que me iba a ceñir a la concesión, porque para el pueblo tenemos agua de sobra. Contamos con el respaldo de los servicios jurídicos de la DPH y de la CHE". Según ella, "la única solución que han encontrado es echarme pero estoy actuando con la ley y los vecinos están conmigo", afirma la alcaldesa.

La versión de los dos ediles es radicalmente contraria. Aseguran que los vecinos les han pedido acabar con la escasez y que el nuevo alcalde realice gestiones para volver a tener una concesión mayor. El anterior alcalde asegura que hay otros contadores ilegales, uno "que toman agua de la depuradora general y va a una vivienda, y a esa persona no se le dice nada. Si pasan 100.000 litros, solo se facturan 50.000, porque los otros no pasan por el contador. Ver a la alcaldesa, con la secretaria, tres guardias civiles y un fontanero precintar los contadores es muy triste".

Martínez también denuncia que Gudel no dé explicaciones y no entiende cómo renunció a una subvención de 46.000 euros para poner tierras en regadío procedente del canal de Artasona. El PP debatirá qué solución da a este enfrentamiento en una reunión prevista para hoy a las 11.00.

Etiquetas
Comentarios