Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Inquietud ante la construcción de un centro de toxicómanos junto a una urbanización

Promovido por la Iglesia Evangélica Bautista de Huesca, constará de cuatro edificios junto a la carretera de Ayerbe.

Los vecinos de la Comunidad Alguardia, en el camino de Miquera de Huesca (cerca de la carretera de Ayerbe), se han constituido en plataforma de afectados tras la autorización del Ayuntamiento a la construcción de un centro de acogida y reinserción de toxicómanos cerca de sus viviendas. Denuncian que para permitir esa edificación en suelo no urbanizable ha sido necesario un procedimiento de declaración de interés público sobre el cual no han tenido "ningún tipo de comunicación" como "afectados e interesados".

La construcción de este centro está impulsada por la Iglesia Evangélica Bautista. Vicente Mateo, pastor de la comunidad oscense, explicó que "llevamos más de 30 años trabajando con personas con problemas en Navarra, a donde ha ido también gente de Huesca y de otras partes de Aragón". Según dijo, "pensamos que era el tiempo de poder abrir este centro, no ambulatorio sino residencial". Para ello, se buscó un terreno que estuviera lo suficientemente apartado de la ciudad, en un entorno rústico "porque eso favorece para esta problemática, que es muy variada, drogas, menores, problemas mentales, mujeres víctimas de violencia de género…", indicó el portavoz del colectivo.

La plataforma de afectados califica de "loable" la acción que pretende la Iglesia Evangélica Bautista y expresa su "total apoyo" a quienes por sus propios medios pretenden desarrollar "un servicio asistencial que debería ser sufragado y ofertado por las administraciones públicas". Ahora bien, los vecinos de la zona consideran que es obligación del Ayuntamiento de Huesca, "y más si este avala el interés público y social de dicha actuación", el poner a disposición de esta entidad, como ha hecho con otras asociaciones y organizaciones sin ánimo de lucro, los terrenos necesarios para esta actividad. Presentaron alegaciones que fueron desestimadas.

Mateo explica que el Ayuntamiento aprobó el proyecto en 2015, después de pasar por la Comisión Provincial. Primero Ana Alós, que decretó la autorización especial, y luego Luis Felipe (los alcaldes) "fueron conscientes de la necesidad de cubrir la carencia que hay en Huesca en este ámbito, en este tipo de problemática", señaló. Añadió que, tras comprar el terreno, se hizo el proyecto de urbanización, que son las obras que ahora se están desarrollando.

Hace unas semanas se presentó el proyecto básico de la primera de las cuatro construcciones que contempla el programa: un edificio de recepción, otro de servicios generales y otros dos para alojamiento temporal, uno de mujeres y otro de hombres. Además, se habilitará un a aparcamiento y espacios de carga y descarga. "Nuestra idea era que la primera casa hubiese estado lista a finales de 2016, pero el proceso ha sido lento, solo la licencia de urbanización nos ha costado casi un año", indicó el pastor de la Iglesia Evangélica. Según dijo, no sabe a cuántos usuarios podrá atenderse a la vez, pero el primero de los edificios tendrá capacidad para 20 personas. En total, la superficie construida será de 3.000 m2.

Sobre la inquietud de los vecinos, Mateo comentó que "es un problema de ignorancia". "Recuerdo que cuando se construyó la cárcel de Zuera, la gente pensaba que los presos se iban a meter en sus casas", apuntó. "Está lo suficientemente apartada y nunca ha habido ningún problema. Y con esto, lo mismo porque es un centro residencial donde las personas estarán controladas las 24 horas del día, aunque es verdad que estarán en un régimen voluntario", detalló.

En cuanto a las infraestructuras y servicios, como el saneamiento y abastecimiento de agua, los promotores del centro de rehabilitación señalaron que el Ayuntamiento "nos ha puesto más pegas que a cualquier casita que se ha hecho allí".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión