Huesca

Laureau, el héroe del Gran Trail Aneto

El francés ha cubierto los 105 kilómetros de distancia con un desnivel positivo acumulado de 6.760 metros en un tiempo de 16:36:53.

Frederic Laureau entrando a la meta tras un esfuerzo titánico.
Facebook Gran Trail Aneto-Posets 2017

El aragonés José Manuel Gasca, del Club Alpino Universitario de Zaragoza, ha sido uno de los grandes animadores del Gran Trail Aneto Posets. Entró este sábado en tercera posición y reconoció que su objetivo era ganar. "Venía a disputar la victoria", dijo exhausto. Impuso un fuerte ritmo de carrera desde la noche del viernes. Conformó con Jaime Bordera y Juan Morcillo el pelotón de cabeza, hasta que llegó el héroe de la carrera, el francés Frederic Laureau.

Gasca fue cómodo en el primer sector, el del Aneto. Sintió la emoción del pasillo a su paso por Benasque cuando el reloj marcaba poco menos de nueve horas de carrera. Los ‘runners’ del Maratón se preparaban para su salida cuando la cabeza del Gran Trail llegó. "Casi se te saltan las lágrimas", explicó en meta el zaragozano. "Es increíble el pasillo que han hecho. Es impresionante", atornilla cuando rememora en meta esos 200 metros entre ovaciones. Luego, tras pasar por el polideportivo, se cortó el pelo de la cabeza. Le tocó ir solo los casi 50 kilómetros restantes. No le importó. Le gusta la soledad del ‘runner’.

Y fue un francés quien marca ahora el paso en el Gran Trail Aneto Posets. Frederic Laureau. Los 105 kilómetros de la prueba los cerró en 16 horas y 37 minutos. Un récord doble. Primero, porque nadie antes logró parar el crono en esa distancia con semejante registro; y, segundo, porque la organización para esta edición introdujo modificaciones en el recorrido que lo endurecieron. Además, la noche del viernes al sábado fue difícil por la cortina de agua que cayó durante buena parte del trazado.

Laureau sintió en el primer paso por Benasque la emoción y voló. En meta, cada vez que se conocían sus tiempos por los controles de paso, surgían caras de asombro. Y también cierta melancolía porque quien había sido el dominador de las tres últimas ediciones del Gran Trail, Dani Amat, no se presentó en la salida. Había un cierto run-run desde hace un par de días que el de Elda podría orillar de su calendario el Gran Trail de Benasque y, finalmente, así fue. Siempre quedará la incógnita de lo que hubiera pasado con el valenciano en carrera.

La entrada de Frederic Laureau en meta fue espectacular. Los trucos sonaron en su honor. El propio corredor francés no solo grabó su entrada sino que, nada más cruzarla, volvió sobre sus pasos para agradecer con el pulgar de su mano derecha al cielo, los aplausos de los aficionados. Fue el primero de los 300 corredores que salieron a las 00.00 del viernes para firmar un circuito espectacular. Ha sido el más rápido, pero al cierre de esta edición, aún había corredores en dirección a la meta. A las 18.30 había quienes cruzaban la avenida de los Tilos dirección Posets. Otra noche por delante para acabar. Quizá, los verdaderos héroes de este tipo de pruebas, donde la mente es más importante que las piernas. Es el verdadero motor de los ‘runners’.

Fin de semana intenso

Y es que Benasque vive un fin de semana intenso de trail running con la participación de 3.500 corredores en las cinco carreras que engloba el Trail Aneto. Por eso, la cascada de imágenes emotivas es continua. Una de las especiales se produjo en la llegada de la Vuelta al Aneto, la segunda carrera más exigente (55 km y un desnivel positivo de 3.630 metros). El primer puesto fue para el catalán Toni Calderón y el asturiano Víctor Fernández. Entraron juntos en meta. Empezaron a forjar su ‘amistad’ en uno de los sitios más técnicos, el collado de Salenques. Se probaron, y como vieron que iban parejos decidieron entrar juntos. La primera mujer de la Vuelta al Aneto fue la francesa María Noelle Bourgeis, de Isla Reunión. En meta, su familia. Ella, entusiasmada con el recorrido y, también, con la amabilidad de los voluntarios.

En el Maratón de las Tucas (42 km y 2.500 metros de desnivel positivo), la victoria tuvo pleno sabor aragonés. El turolense Eduardo Salvador firmó 4 horas y 56 minutos en dura pugna con Urko Valdivieso. Fue una carrera con final incierto hasta los últimos metros. En meta esperaba la pareja de Eduardo, feliz con la victoria. Otra aragonesa como Ana Revilla firmó un gran tiempo. Fue una carrera especial para ella ya que, hace un par de semanas, la campeona de España de triatlón de invierno participó en el Ironman de Jaén. Firmó un crono de 6h27 que le valió la cuarta plaza. Tuvo en carrera oportunidad de coincidir con su marido, Rubén Gimeno, que celebraba este sábado su cumpleaños en la Gran Trail. Se encontraron en El Molino y sí, hubo beso.

Tras la entrada de los más fuertes, el goteo de corredores fue continuo. Este domingo sigue la fiesta del trail running con la Vuelta al Pico Cerler y la Vuelta al Molino Cerler. Así se pondrá el boche a un fin de semana espectacular. Y tras los focos tocará recoger para dejarlo todo como si nada hubiera pasado por un valle de 2.000 personas que este fin de semana ha recibido más de 15.000.

Etiquetas
Comentarios