Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Asociaciones turísticas presentan alegaciones contra el proyecto del embalse de Biscarrués

Empresarios de distintas zonas de Aragón apoyan a los de Murillo de Gállego en su reivindicación de mantener las actividades en el río como motor de desarrollo.

Representantes de las asociaciones empresariales turísticas ayer antes de la rueda de prensa.
Representantes de las asociaciones empresariales turísticas ayer antes de la rueda de prensa.
R. Gobantes

La Asociación de Empresarios de Murillo de Gállego y Aldeas no está sola en su oposición al embalse de Biscarrués. El colectivo presentó ayer las alegaciones al proyecto del pantano, en periodo de exposición pública y objeto de dos recientes sentencias de la Audiencia Nacional que anulan la declaración de impacto ambiental y el anteproyecto de la obra.

Representantes de distintas asociaciones turísticas de la provincia y también del conjunto de Aragón respaldaron con su presencia la reivindicación de los empresarios de Murillo de Gállego, que piden la paralización del embalse por "una cuestión de supervivencia", ya que con la presa se perderá el tramo del río donde se practica el rafting. Según explicó el presidente de la entidad, Pablo Vallés, en la localidad, con 150 habitantes, hay 25 empresas: "No somos , como se dijo durante mucho tiempo, cuatro vascos que bajan el río en barcas sino gente del territorio cuya actividad propicia seis meses de trabajo al año y la vuelta de los hijos de quienes emigraron en los 60 por falta de futuro".

Pedro Carrasco, abogado de estos empresarios y de la Asociación de Empresas de Turismo Deportivo de Aragón (TDA) destacó que lo que diferencia a Biscarrués de otros embalses es que "la Directiva Marco del Agua está en vigor". "Ahora, el proyecto incumple hasta 22 preceptos de normativa nacional y europea y, con las recientes sentencias, no tiene Declaración de Impacto Ambiental (DIA), a falta de lo que resuelva el Tribunal Supremo cuando los regantes recurran".

Carrasco indicó que hay "toda una economía que no se ha tenido en cuenta, ni siquiera cumpliendo las condiciones que exigía la DIA ahora anulada, para evaluar el daño que se iba a causar a las empresas turística de todo el recorrido del Gállego". Las alegaciones presentadas ayer también se basan en que el proyecto no incluye los tres millones de euros que supondrá el plan de restitución territorial, ya recogido en el Plan Hidrológico del Ebro, ni los dos millones anuales que facturan las empresas. "En ese coste por hectómetro cúbico que pagarían los regantes no está reflejado todo esto", dijo.

El vicepresidente de la Asociación de Empresas de Turismo Deportivo de Aragón, Juan Bazán, manifestó que "defender a nuestros asociados en una zona como es Murillo de Gállego es algo lógico, respetando las necesidades que tienen los regantes y sin entrar en disputas". "Significa que se necesita preservar algo de lo que los políticos hablan continuamente, que es la vida en el entorno rural", dijo.

Antes no paraba nadie

Bazán recordó que cuando hace 28 años él iba a escalar a los mallos de Riglos no se paraban allí porque "no había vida, era un pueblo semi-abandonado". "Hoy hay muchas familias que viven del rafting y de otras actividades y existe hasta un hotel de cuatro estrellas". Según dijo, asociaciones como la del Valle de Tena, la de Camping de Aragón, las de empresarios de Benasque, Sobrarbe y Guara, entre otras, apoyan la reivindicación de Murillo de Gállego.

Pedro Marco, presidente de la Asociación de Empresarios de La Jacetania, señaló ayer que en su comarca el turismo de primavera y otoño, dañado por la crisis, se reactivó con los paquetes de multiactividad que incluyen el rafting que se hace en primavera en el río Gállego. "Y si se pierde, para esto no hay alternativa", indicó.

Javier García, presidente de la Asociación Pre Pyr, destacó que se lucha desde hace años por situar la zona de Murillo como destino de turismo activo, lo que des-estacionaliza la afluencia "y procura un modelo de desarrollo económico sostenible".

En la misma línea se pronunció José M.ª Sopeña, a la cabeza de la Asociación Reino de los Mallos. "Trabajamos por una marca turística cuyo pilar es el río Gallego, que además forma parte de paisaje como los mallos de Riglos o el castillo de Loarre", destacó, pidiendo el apoyo de las administraciones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión