Despliega el menú
Huesca

La magia de las fallas ilumina la noche de San Juan en varias poblaciones del Pirineo

En Sahún se controló el número de participantes por seguridad y a Laspaúles llegaron turistas de toda España.

Participantes en las fallas de Laspaúles, que se celebraron el viernes con multitud de visitantes.
La magia de las fallas ilumina la noche de San Juan en varias poblaciones del Pirineo
S. Cubota

La magia de las llamas danzando de manera controlada con el telón de fondo de la noche volvió a iluminar el Pirineo aragonés para conmemorar el solsticio de verano, la noche de San Juan.Son las fallas, una tradición preservada que el año pasado la Unesco incluyó en su catálogo de celebraciones PatrimonioInmaterial de la Humanidad. El reconocimiento ha supuesto un espaldarazo para su mayor conocimiento, traducido en un importante incremento de visitantes en los festejos de 2016, que se han multiplicado este año al caer la fiesta en fin de semana.

San Juan de Plan, Sahún, Laspaúles, Villarrué, Suils y Montanuy iniciaron la noche del viernes el ritual fallero y Bonansa tomó el relevo anoche en un ambiente extremadamente cálido a todos los niveles, por las altas temperaturas, el calor de las hogueras, las llamas de las teas y el numeroso público que arropó las bajadas –‘baixadas’– desde el faro u hoguera madre.

Todas son espectaculares, pero las que presentan unos elementos más singulares son las de Sahún. Allí, la noche del pasado viernes y como manda la tradición, el último casado del pueblo prendió el faro y comenzó el recorrido de unos 70 falleros –por razones de seguridad se ha controlado su número– para iniciar un descenso marcado por los espectaculares volteos de las fallas, que dibujaron círculos de fuego.

En Laspaúles, donde este año fueron más multitudinarias que nunca, con gente llegada desde distintos lugares de España y alojamientos reservados desde hace varios meses, se pudo contemplar una vez más desde la plaza Mayor la ‘baixada’ de las fallas propias desde el faro y también las que bajaban por los vecinos montes de Villarrué y Suils, localidades cuyos habitantes viven unas fallas casi "en familia". Espectaculares fueron también el círculo mágico de fuego de Montanuy, la ‘corrida de la falleta’ de San Juan de Plan o el salto de la hoguera en Bonansa.

El Gobierno de Aragón, a través de la Oficina Española de Turismo de Fráncfort, ha organizado un viaje de familiarización con cuatro periodistas alemanes especializados en viajes para que conozcan las fallas del Pirineo. El programa ha incluido la visita a las fallas de Sahún y la de Bonansa y, además, recorrerán Llanos del Hospital, Gorgas del Alba, Benasque, Anciles, Chía, Roda de Isábena, el Monasterio de Obarra, Graus, Aínsa, Torla y el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Etiquetas
Comentarios