Despliega el menú
Huesca

Santiago Gómez: "Tenemos dos helicópteros de rescate y a veces no dan abasto"

Santiago Gómez Rivas es el jefe de los grupos de rescate en montaña de Aragón, que en este arranque de la temporada estival se enfrentan a un aluvión de accidentes.

Santiago Gómez Rivas, jefe de los grupos de rescate de Aragón y Navarra, en Torla.
Santiago Gómez Rivas, jefe de los grupos de rescate de Aragón y Navarra, en Torla.
Rafael Gobantes

Once rescates en 36 horas. Son cifras del pasado fin de semana y un ejemplo de cómo arranca la campaña de verano para la Guardia Civil de Montaña. Atendiendo a las previsiones de afluencia turística, se espera una temporada complicada. Santiago Gómez Rivas está al mando, desde hace unos meses, de los siete grupos de rescate de Aragón (y de los de Navarra).

La campaña estival ha empezado con intensidad.

Aunque el verano propiamente dicho no ha comenzado, la temporada de rescates, sí, y fuerte. Está habiendo mucha gente en la montaña. Creo que las reservas para este verano son incluso superiores al año pasado, y la previsión es que sean unos meses de mucho trabajo. Esperemos que finalmente no sea así.

La media es de dos y medio al día, pero ha habido cifras récord en fines de semana de más de 20. ¿Cómo se puede llegar a cubrir todas las emergencias?

Sí, es difícil, pero nos ayudan los médicos del 061, que priorizan en función de los heridos más graves para evacuarlos primero. Tenemos dos helicópteros y a veces no dan abasto. Siempre se llega, pero priorizando. Hay gente que nos avisa tarde, cuando ya se ve en una situación muy crítica, y hay que hacerlo en un primer momento. Para eso estamos, para acudir. Cuanto antes nos llamen y más información nos den, será mejor tanto para ellos como para nosotros.

En verano, además del segundo helicóptero de rescate, ¿habrá refuerzos de personal?

El segundo helicóptero con base en Benasque es muy necesario. Trabajamos siempre que podemos con helicóptero porque nos facilita tanto el rescate como la evacuación del herido al centro médico. Además, la Jefatura de Montaña está reforzando cada equipo de Huesca con un componente.

Ustedes, como fuerza interviniente cuando ya se ha producido el accidente, ¿echan de menos más labores de prevención? ¿Perciben si la gente sale suficientemente formada?

Por la experiencia que tenemos, sabemos que hay personas que hacen actividades sin tener el nivel necesario, y son bastante reacias a contratar guías profesionales. Yo animo a que lo hagan porque van a ir más seguras y sobre todo van a disfrutar mucho más de la actividad que yendo solas a la aventura si no tienen preparación o no conocen el terreno.

El consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón anunció en Torla la semana pasada la creación de un Observatorio de la Montaña para tratar temas de seguridad. ¿Qué le parece? ¿Se echa de menos no solo más prevención sino analizar las causas en profundizar de los accidentes para tratar de evitarlos?

Es muy importante, y lo hemos visto en otras campañas de prevención, como la que hace la Dirección General de Tráfico. Es muy positivo todo lo que sea prevención y el análisis de los accidentes, ver los motivos con la idea de minimizarlos.

En verano, a las incidencias en media y alta montaña se suman los barrancos.

Los barrancos están cada vez al alcance de más gente, a través de internet, y más equipados. Lo importante es que cuando se vaya a hacer un descenso, se consulten las condiciones en ese momento, porque de un día para otro pueden cambiar.

No solo hay más gente haciendo actividades al aire libre sino que cada vez hay más modalidades deportivas. Recientemente falleció un hombre que bajaba por el río Gállego remando sobre una tabla de surf.

Hay actividades nuevas, como vimos en el caso del ‘paddle surf’ en el río, que parecía más propio del mar o de un pantano. De todas formas, nosotros nos preparamos para afrontarlo todo. Además, contamos, como en ese caso, con la colaboración de los grupos de actividades subacuáticas.

El delegado del Gobierno dijo que a la montaña se debe ir con "humildad y prudencia".

Sí, es cierto. Con humildad y sabiendo renunciar, sabiendo hasta dónde se puede llegar en función de las capacidades técnicas y físicas; preguntando y, si es necesario, contratando guías profesionales. Y si un día no se puede, sabiendo renunciar. La montaña estará siempre ahí.

Etiquetas
Comentarios