Despliega el menú
Huesca

El calor adelanta la maduración de nuevas variedades de cereza para la Feria de Bolea

Los organizadores prevén vender mañana entre 7.000 y 8.000 kilos de esta fruta.

En la plaza Mayor, la venta de cerezas compartirá espacio con otros puestos de alimentación.
El calor adelanta la maduración de nuevas variedades de cereza para la Feria de Bolea
Javier Navarro

Los vecinos de Bolea trabajan a contra reloj para poder ofrecer a las miles de personas que visitarán mañana el pueblo la mayor cantidad y calidad de su ya famosa cereza, epicentro de una feria que se ha hecho ya ‘mayor de edad’ al cumplir 18 ediciones.

Bibi Sanvicente, de la Asociación de Amas de Casa ‘A cerecera’, ya advierte a los muchos asiduos a este certamen que en esta ocasión tendrán la oportunidad de saborear nuevas variedades que normalmente se retrasaban hasta finales de junio pero que este año han tenido una maduración mucho más temprana por el calor de las últimas semanas. "Bolea tiene más cereza tardía que temprana porque la campaña comienza en mayo y se termina prácticamente en la primera semana de julio. Pero estos calores que estamos teniendo han hecho que muchas variedades adelanten por lo que el domingo se pondrá a la venta cereza que normalmente llegaba a final de mes, así que mucha gente la va a poder probar por primera vez", explica Sanvicente, quien asegura además que este año se va a poder disfrutar de un fruto "más carnoso, más dulce y de un calibre muy grande".

De su venta se encargarán los cuatro principales productores de la localidad: la cooperativa Cocebo, Cerezas Celi, Las Boleas y Julio Buesa. Los organizadores confían en vender una vez más entre 7.000 y 8.000 kilos y reconocen que "cada vez se agotan antes". Y es que aunque la feria no se inaugura oficialmente hasta las 11.00 en la plaza Mayor, "hay personas que desde una hora antes ya se van cargadas de barquillas". Los precios oscilan entre los 3 y los 5 euros en kilo en función de la variedad elegida.

"¿Quién nos iba a decir que lo que empezó con una pequeña fiesta que se denominaba el Día de la Cereza con la cooperativa y los pocos artesanos del pueblo que había entonces, se convertiría 18 años después de una feria que ha traspasado fronteras?", destaca Sanvicente. Y es que además de muchas comunidades españolas, las cerezas de Bolea se exportan ya incluso a París.

40 puestos de artesanos

Y aunque esta fruta sea la principal protagonista, desde la asociación también recalcan que la feria es mucho más. Los puestos de venta de cerezas compartirán el espacio de la plaza Mayor con expositores de alimentación (quesos, patés, embutidos...), mientras que en los accesos estarán repartidos los artesanos (textil, flores, complementos....). En total, más de 40 puestos animados por la charanga Festival. Además, por la tarde actuarán los Titiriteros de Binéfar y durante toda la jornada se podrán visitar la colegiata y el museo etnológico Santas.

Etiquetas
Comentarios