Despliega el menú
Huesca

El primer gran incendio del verano quema casi 7 hectáreas de campo en Almudévar

El origen del fuego, que arrasó cultivos, rastrojos y matorrales, puede estar en una máquina cosechadora.

Uno de los componentes de las cuadrillas, en pleno incendio.
Uno de los componentes de las cuadrillas, en pleno incendio.
HA

Las llamas calcinaron este miércoles cerca de 7 hectáreas de campos y matorral en Almudévar en el que ha sido el primer gran incendio del verano en la provincia de Huesca. El fuego se inició hacia las 19.30 y, al parecer, tuvo su origen en una cosechadora. Arrasó zona de monte bajo, cultivos y algunos cerezos. Quedó controlado hacia las 22.30.

La rápida intervención de los bomberos y los forestales impidió que las llamas se propagaran hacia otros campos que están sin cosechar. El siniestro se produjo a unos 12 kilómetros del casco urbano de Almudévar, en una zona situada entre Torres Secas, Saso plano y Valdecabritos.

Hasta allí acudieron cuatro autobombas procedentes de Plasencia del Monte, Huesca, Adahuesca y Almudévar, así como bomberos de esta localidad y de la capital oscense, un helicóptero de Medio Natural con base en Bailo, cuatro agentes de Protección de la Naturaleza y dos cuadrillas forestales de los Mallos y la Hoya, informaron desde el Gobierno de Aragón. A estos medios se unieron agricultores de la zona, que con sus tractores crearon cortafuegos para evitar que el incendio se extendiese.

El alcalde de la localidad, Antonio Labarta explicó que el fuego había quedado casi extinguido, aunque todavía permanecían en el lugar los efectivos de emergencias y muchos de los vecinos que acudieron a ayudar, unas 40 personas. De hecho, en un restaurante de la población se les estaba preparando un avituallamiento a base de bocadillos y refrescos. Estaba previsto que durante la noche se quedara un retén de vigilancia.

El alcalde destacó que la rapidez en atacar el fuego fue clave para su control porque «de otro modo, se hubiese metido en un hondo donde hay muchos campos que todavía están sin cosechar». «Aún así, se han quemado muchas hectáreas», apuntó. Según Labarta, la causa fue el cojinete de una máquina que prendió en las hierbas, donde el calor se ha acumulado en los últimos días. «Hoy han sido muchas las cosechadoras que han salido a trabajar», añadió.

Afortunadamente, la ausencia de viento facilitó el trabajo de los medios de extinción. El fuego no afectó a ninguna carretera. Se contó también con la intervención de la Guardia Civil.

En una máquina de limpieza de cunetas parece que también estuvo el origen del incendio ocurrido este miércoles en Fraga. El fuego, que se inició hacia las 11.00, arrasó una pequeña zona de campo junto a la N-211. Acudieron a sofocarlo bomberos de la Comarca del Bajo Cinca, que además se acercaron hasta Osso de Cinca para refrescar la zona que anteayer fue pasto de las llamas.

Etiquetas
Comentarios