Despliega el menú
Huesca

Huesca impulsa un consorcio con 14 municipios para gestionar los enganches a la red de agua

El Ayuntamiento celebró una reunión con alcaldes de los pueblos que cogen agua de las conducciones.

Chimillas, uno de los nuevos usuarios. Los vecinos de Chimillas, a 5 kilómetros de Huesca, han estado varios días sin beber agua del grifo por la presencia de nitritos en niveles superiores a los permitidos. El agua proviene de un manantial y llega al depósito, donde durante un tiempo se mezclará con la de la red oscense, transportada en cisternas, para reducir su presencia, según explicó el alcalde, Juan Manuel Ramiro, en la foto.
Chimillas, uno de los nuevos usuarios. Los vecinos de Chimillas, a 5 kilómetros de Huesca, han estado varios días sin beber agua del grifo por la presencia de nitritos en niveles superiores a los permitidos. El agua proviene de un manantial y llega al dep
Rafael Gobantes

Hace 14 años que el Ayuntamiento de Huesca  se planteó llegar a acuerdos con los distintos municipios que cogen su agua de boca de las conducciones  que abastecen a la capital oscense desde las diferentes fuentes de captación. Ha habido que esperar todo este tiempo para que se celebrase la primera reunión con todos ellos con el objeto de abordar el hecho de que hay 15 términos municipales así como algunas mancomunidades que captan de un sistema único, es decir que pinchan en la red que suministra a la ciudad. Se concluyó que hace falta ordenar la situación y, para ello, se plantea la creación de un consorcio.  

El encuentro tuvo lugar ayer en Huesca. El alcalde, Luis Felipe, señaló que es necesario  ordenar la gestión de agua de boca en todos los municipios, incluido Huesca. "Además, es bueno que lo hagamos desde el acuerdo y el consenso de todos los ayuntamientos", apuntó.  Según dijo, "se trata de poner en común  qué realidad tenemos en los puntos de captación y en infraestructuras y qué situación afrontamos de cara al futuro en cuanto a necesidades de caudales hídricos y actuaciones". "No se trata de que los ayuntamientos no puedan hacer sus peticiones sino de que estas se ordenen en un estructura mayor", añadió.

Las cuatro captaciones

La concejala de Servicios Sociales, María Rodrigo, coordinará un grupo de trabajo creado ayer con un representante de cada uno de los sectores de las cuatro captaciones (Vadiello, Valdabra, Paulesas y San Julián de Banzo) que suministran a la ciudad de Huesca y otros municipios de la zona. En él estarán también el Instituto Aragonés del Agua (que pasará a ser una dirección general), la Confederación Hidrográfica del Ebro y la Diputación Provincial.  "Hay que hacer una coordinación de los recursos hídricos e infraestructuras, así como de los económicos para el mantenimiento de la red si fuese necesario", dijo la edil.

Y lo es. La canalización de Vadiello a Huesca precisa de una inversión importante para acondicionar el trazado porque el 60% del caudal que sale del embalse  se pierde antes de llegar a la red. De esta presa, en el río Guatizalema, se abastecen Loporzano, Sipán, Los Molinos de Sipán, Loscertales, Coscullano, Castilsabás, Ayera y Bandaliés (Ayuntamiento de Loporzano); Arbaniés, Castejón de Arbaniés, Liesa, Velillas, Torres de Montes, Blecua y Antillón (Mancomunidad de Antillón); Siétamo, el aeropuerto de Monflorite, Alcalá del Obispo, Fañanás, Pueyo de Fañanás, Argavieso, Novales y Sesa (Mancomunidad de Aguas de Vadiello); y Fornillos de Apiés, Quicena, Tierz, Bellestar del Flumen y Monflorite-Lascasas.

Del manantial de San Julián de Banzo toman el agua San Julián de Banzo, Chibluco, Barluenga y Sasa del Abadiado. De los pozos de Las Paulesas se abastecen Igriés y Yéqueda. Y de Valdabra, desde donde en 2005 se construyó como obra urgente una conducción para paliar la gran sequía que afectaba Huesca, se suministra a la plataforma logística Plhusy el Parque Tecnológico Walqa.

Dos de las cuatro captaciones existentes, Vadiello y San Julián de Banzo, están en el municipio de Loporzano. Su alcalde, Jesús Escario, señaló que la reordenación propuesta "es algo que venimos demandado desde que entré en el Ayuntamiento (2011)".  Explicó que el municipio tiene  una concesión de caudales "muy pequeña" para una toma colocada en una tubería, de donde se suministra a Coscullano, Loscertales, Sipán y Los Molinos. "El resto de tomas están en otras conducciones y ahí no tenemos concesión". Asimismo, reconoció que "es una situación anómala".

El caso de Loporzano

La peculiaridad de Loporzano, con 15 núcleos de población, es que el 90% del agua que llega al a red de Huesca "sale de nuestro municipio y con los recursos hídricos que hay no tenemos concesiones". El alcalde explicó "que aunque nos aprovechamos  de su conducción, tenemos que tratar el agua y distribuirla".

Según Escario, se entiende que la infraestructura requiere de un mantenimiento y conlleva unos gastos. "Además del canon de la concesión, que los municipios que estamos enganchados a la red contribuyamos a pagar eso es lo razonable", apuntó. Eso sí, en su justa medida. "Lo que no vemos bien es que se nos cobre el agua como si la estuviéramos consumiendo del grifo de un particular en Huesca", señaló. El alcalde de Loporzano indicó que su Ayuntamiento mantiene desde hace años una deuda con el de Huesca "porque no consideramos justo el dinero que se nos pide por la concesión, es excesivo". El precio de los caudales será otra cuestión para negociar.

El alcalde de Chimillas, Juan Manuel Ramiro, acudió también a la reunión de ayer. Su municipio aspira a coger agua del sistema de Huesca, en concreto de los depósitos construidos en las Lomas de Cillas en 2005 para almacenar el agua de Valdabra. Ahora coge el agua de un acuífero y hace solo una semana tuvieron que suspender el consumo por la presencia de nitritos. Este Ayuntamiento, junto con los de Alerre y Banastás, trabajan en un proyecto compartido para establecer un suministro con garantías.

Etiquetas
Comentarios