Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El Planetario de Huesca colocará las estrellas más cerca de todos

La Fundación Centro Astronómico Aragonés se ha reunido con diferentes asociaciones para empezar a trabajar en la accesibilidad total de este espacio y las actividades que ofrece.

Un grupo de visitantes, en el Planetario de Huesca.
Un grupo de visitantes, en el Planetario de Huesca.
Planetario

Paneles solares que llegan en diagonal casi hasta el suelo, sillones muy bajos con los que se puede tropezar, falta de señales táctiles para acceder al punto de información, guías que se ponen de espalda al hablar a las visitas, un paso de cebra que conduce a ninguna parte… Cuando todo esto se arregle, las estrellas estarán en Huesca todavía más cerca de todas las personas porque el Centro Astronómico Espacio 0.42 o Planetario quiere que el contenido de la instalación se accesible y entendible para todos.

Hace unos días, sus responsables se reunieron con representantes de diferentes asociaciones de discapacitados de la capital oscense para comenzar el proyecto ‘Planetario accesible e inclusivo total’, cuyo objetivo es la accesibilidad del espacio y de las actividades que este ofrece. Se trata no solo de ofrecer un programa específico para grupos sino de que todos los visitantes puedan disfrutar de la experiencia de recorrer el Planetario, inaugurado en el Parque Tecnológico Walqa en 2011. El fin es llevar a cabo las acciones y modificaciones necesarias en sus contenidos para hacer que todas las personas que se acerque a sus instalaciones pueda disfrutar del lugar, la astronomía y la ciencia, independientemente de sus posibles limitaciones.

Técnicos y usuarios de Cadis (Coordinadora de Asociaciones de Discapacitados), las Asociación San Francisco de Sales de Hipoacúsicos, la Asociación Autismo Huesca, Atades, ONCE y la Asociación Pro Salud Mental (Asapme) acudieron al centro para realizar una primera valoración de las carencias en materia de accesibilidad. Ahora, la Fundación Centro Astronómico Aragonés, analizará con cada una de ellas las necesidades de cada tipo de discapacidad.

Pilar Rivarés, de Cadis, comentó que las personas con movilidad reducida son las que menos barreras encuentran a la hora de visitar el Planetario, “aunque los telescopios están demasiados altos”. Según dijo, en esta primera reunión se habló de colocar bucles magnéticos para facilitar el recorrido a los hipoacúsicos. También se comentó la conveniencia de que los guías hablen directamente al público en lugar de hacerlo de espaldas porque “así, quienes no oyen pueden leerles los labios”.

Las propuestas de la ONCE también fueron varias. El delegado de la organización en Huesca, Ricardo Espiérrez, indicó que las placas solares del exterior del edificio bajan en diagonal “y no se puede detectar con el bastón pegado a la pared, por lo que estaría bien que las pusiesen rectas”. “Personas que ven también se han dado golpes ahí”, añadió. Los invidentes también sugirieron que, una vez dentro del Planetario, se colocasen unas baldosas rugosas que guiasen hasta el punto de información, “y ahí ya puedes preguntar para moverte solo”, dijo Espiérrez. Se propuso igualmente que las explicaciones durante la visita puedan ofrecer referencias sobre las dimensiones de los planetas (con un sistema solar que se pueda tocar) y que durante la prueba del lanzamiento del cohete que siempre se hace “se pueda interactuar”. “Por supuesto, hay cosas que no se pueden adaptar, como el pase en el simulador 4D”, añadió,

Colocar pictogramas, agilizar los tiempos, videos subtitulados, explicar lo que se va a hacer o señalizar mejor los lavabos fueron otras de las mejoras planteadas. Pilar Rivarés manifestó su satisfacción por el hecho de que el Espacio 0.42 consulte a las asociaciones antes de acometer estos cambios.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión