Despliega el menú
Huesca

Los navateros de Sobrarbe presentan una denuncia por sabotaje

Unos vándalos rompieron el amarre de una navata y robaron los remos, lo que puso en peligro el tradicional descenso por el río Cinca del pasado domingo.

Los navateros de Sobrarbe.
Los navateros de Sobrarbe salvan con nota el descenso por el Cinca

La Asociación de Navateros de Sobrarbe ha presentado una denuncia ante la Guardia Civil por el sabotaje sufrido el domingo, que estuvo a punto de frustrar el tradicional descenso por el Cinca.

La denuncia se formuló el miércoles en el cuartel de Aínsa. En ella se relataba que la noche del sábado al domingo unos desconocidos soltaron la amarra que sujetaba una de las dos embarcaciones con las que iban a surcar el río entre Laspuña y Aínsa y que estaba en la zona donde se construyen, cerca del agua.

Según ha comentado Javier Laspuña, miembro de la asociación, la barca no se movió porque había poco caudal, "pero la intención era que se fuera río abajo". Además, les robaron los dos remos y los tiraron al agua. Uno lo encontraron antes de iniciar el descenso, pero el otro no (apareció después en la orilla), teniendo que recurrir a uno viejo.

La Guardia Civil les aconsejó denunciar los hechos para cortar de raíz hechos vandálicos como estos y evitar que se repitan. "Nos podía haber fastidiado el descenso. No entendemos por qué lo han hecho", ha declarado Daniel Castillón, otro miembro de la asociación. No obstante, ha dicho, "lo importante es que al final pudimos realizar el descenso".

Se celebra desde 1983 y a lo largo de los 12 kilómetros del recorrido, entre las localidades de Aínsa y Laspuña, reúne a cientos de personas. La asociación ha recuperado una tradición que se remontaba al siglo XV y que dejó de realizarse en 1949, cuando las navatas fueron sustituidas por camiones para el transporte de la madera desde el Pirineo hasta el Ebro, en Tortosa.

Etiquetas
Comentarios