Despliega el menú
Huesca

Torres de Barbués encarga un estudio geológico que aclare el derrumbe de la torre de la iglesia

El alcalde admite estar "sorprendido" porque el campanario había sido restaurado hace solo 6 años. Los labores de desescombro finalizarán hoy y han logrado recuperar muchos objetos litúrgicos.

El derrumbe de la torre ha dejado un gran agujero en el lateral del altar.
Torres de Barbués encarga un estudio geológico que aclare el derrumbe de la torre de la iglesia
Patricia Puértolas

La campana, las albas, algunos libros y diversos objetos litúrgicos han podido ser recuperados durante las labores de desescombro de la iglesia de Torres de Barbués. La torre, que había sido restaurada en 2011, se desplomó por completo hace una semana, después de que fuera detectada la aparición repentina de varias grietas.

Las causas del derrumbe siguen sin conocerse, lo que ha llevado al consistorio a solicitar la ayuda de la Diputación Provincial de Huesca y de su mano, realizar un estudio de carácter geológico que arroje luz sobre los motivos del suceso y, al mismo tiempo, les ayude a determinar si es viable apostar por una reconstrucción, según explicó el alcalde del municipio, Valentín Calle.

El edil evita especular sobre las causas del desplome de la torre, que, por fortuna, tuvo lugar de madrugada y se saldó sin daños personales. No obstante, admite que resulta "sorprendente" al haber tenido lugar tan solo seis años después de su rehabilitación. En total, fueron invertidos 100.000 euros, financiados por el Obispado de Huesca y el Ayuntamiento de Torres de Barbués.

De momento, ambas instituciones se muestran cautas a la espera del resultado de los estudios técnicos encargados, que, entre otros aspectos, determinarán si las obras realizadas fueron ejecutadas de forma correcta. De momento, Calle evita especular y ante todo, llama a la "calma y unidad vecinal". Para ello, ha sido convocada una reunión informativa, que tendrá lugar mañana, a las 11.30, justo después de la celebración de la misa, que ha sido trasladada al centro social. El acto está abierto a toda la población. "El objetivo es dar información sobre las actuaciones previstas y, al mismo tiempo, procurar la unidad de todos los vecinos, especialmente de cara a una futura reconstrucción", indicó el primer edil.

Las labores de desescombro, que comenzaron el pasado miércoles, corren a cargo del propietario del templo, el Obispado de Huesca. Los trabajos, que desarrolla la empresa Obras y Restauraciones Sagarra, están siendo llevados a cabo con extremo cuidado. De hecho, además de la recuperación de algunas piezas, esperan poder preservar algunos de los materiales utilizados durante la última reconstrucción.

Los objetos recuperados durante las labores de desescombro, que finalizarán hoy, estaban guardados en la sacristía, que resultó afectada por el desplome, ya que estaba situada justo debajo de la torre campanario. Aunque carecen tanto de valor artístico como económico, "son objetos vinculados al templo y por lo tanto, a nuestra historia", apuntó Calle, que se mostró satisfecho ante su recuperación.

Tras la retirada de los escombros, tendrá lugar el vallado del perímetro del edificio, que parece haber resultado afectado. De hecho, la caída de la torre ha dejado un gran agujero en el lateral del altar y por lo tanto, permanecerá clausurado durante un extenso periodo.

Desde el Obispado de Huesca, anuncian que también estudiarán las causas del desplome así como las posibilidades de reconstrucción del templo. Un proceso que, según anuncian, "será largo".

La iglesia, que está dedicada a San Pedro, data del siglo XVII. En cambio, la desaparecida torre es del XIX. En el año 2011, la mayoría del importe de las obras de rehabilitación estuvo destinado al refuerzo de la misma, que se encontraba en muy mal estado. En concreto, los trabajos se centraron en reforzar la estructura, reponer la cornisa y arreglar el chapitel. También se restauraron los huecos de campanas y se colocó un pararrayos.

Etiquetas
Comentarios